“El verano del comisario Ricciardi”, de Maurizio de Giovanni

El calor ha llegado a Nápoles, haciendo los días sofocantes, pero el crimen no descansa ni da descanso a Ricciardi, que sigue oyendo las últimas palabras de las víctimas de esos crímenes. La última es la duquesa de Camparino, una dama conocida por su belleza y por sus aventuras extramaritales. Si en La primavera del comisario Ricciardi el autor nos daba una visión deprimente de la relación entre madre e hijo, en esta ocasión se centra en los celos, que muy probablemente fueron el motivo del asesinato de la duquesa.

El comisario no comprende los celos, nunca los había sentido. Hasta ahora. Porque el comisario no es el único que tiene problemas, su vecina Enrica, a la que lleva meses contemplando embelesado desde su ventana, tiene al enemigo en casa. Su madre, temiendo que se quede soltera, le ha buscado un pretendiente, y el pobre comisario sufre como si tuviera un puñal clavado en el estómago. Por su parte, Enrica, además de tener que aguantar al pazguato que le ha endosado su madre, también lo pasa fatal, puesto que la sofisticada viuda del tenor Arnaldo Vezzi, a la que el comisario conoció en El invierno del comisario Ricciardi, ha vuelto con la intención de conquistarlo. Incluso el sargento Maione está celoso, nada menos que del verdulero que le dice siempre a su esposa lo guapa que es.

En general no me gustan las historias de celos, es un sentimiento que me desagrada, y más aún cuando se deben a malentendidos o a falta de comunicación, como ocurre aquí. Me da rabia sobre todo por parte de Ricciardi, ya que él no ha dado ni siquiera un paso para iniciar una relación con su vecina, se limita a mirarla por la ventana y a dejar que la pobre chica se haga ilusiones. ¿Qué derecho tiene a sentirse traicionado? Al menos él mismo se da cuenta de lo injusto de sus sentimientos, lo que ya es algo.

Cada vez me gusta más Enrica, es una chica con carácter que no se va a dejar pisotear a pesar de ser tan dulce y complaciente con su familia. Ella es la que mejor reacciona ante sus propios celos, y por eso espero que finalmente consiga lo que quiere. Aunque eso tendrá que esperar a otra novela, pues en esta lo único que queda resuelto, y de manera sorprendente, es el crimen.

Aunque el tema no me ha gustado mucho, la novela sí. Los personajes siguen evolucionando, la soledad autoimpuesta de Ricciardi parece empezar a resquebrajarse y espero que pronto habrá un cambio grande en su vida. Mientras tanto seguirá investigando esos crímenes que tanto lo perturban, disfrutando de la compañía de sus pocos amigos y de la visión, cada noche, de Enrica cosiendo delante de su ventana.

Anuncios

“La primavera del comisario Ricciardi”, de Maurizio de Giovanni

primaveraEn la segunda novela de la serie el comisario Ricciardi tiene que investigar el asesinato de una anciana no muy agradable. Dedicada a leer la buena fortuna, se aprovechaba de las esperanzas de sus clientes, a los que investigaba a fondo para poder engañarlos. Y como segunda forma de negocio, se dedicaba a prestar dinero. Una joya de señora, vamos, pero eso le da igual al comisario: da igual lo que hubiera hecho en vida, nadie tenía derecho a quitársela.

Mientras transcurre la investigación, el encantador sargento Maione tiene otro misterio que resolver: por casualidad encuentra a una mujer con un grave corte en la cara, sentada en su cocina y sin siquiera pedir ayuda mientras sangra. El sargento la lleva al hospital y se interesa por su caso. Se trata de una mujer de gran belleza, una viuda con un hijo que lleva meses sufriendo el acoso tanto de su empleador como el de un mafioso del barrio. Para ella su cara es una maldición.

El sargento no puede dejar de pensar en la bella Filomena, que se niega a dar la menor explicación sobre quién la ha desfigurado, y empieza a visitarla después del trabajo. La vida familiar del sargento ha sufrido un gran cambio desde la muerte de su hijo mayor, la desolación de su esposa es tal que parece haberse ido ella también. Ah, pero la absoluta indignación de la señora Maione al descubrir que su marido llega a casa ¡oliendo a la comida de otra mujer! Porque una cosa es que un hombre tenga una amante, pero que cometa la deslealtad de acudir a otra para que lo alimente, eso es intolerable.

La trama de la investigación está bien llevada, y en esta nueva entrega podemos conocer mejor tanto al comisario Ricciardi como a su amigo Maione, lo que hace avanzar también el argumento general de la serie, incluso se nos deja intuir que podría haber un principio de romance para el comisario y su vecina, a la que observa cada noche mientras borda. Y sin embargo esta novela me ha dejado una sensación desoladora. Creo que se debe a la terrible imagen que da sobre la relación madre-hijo. Porque tanto la víctima del asesinato como la principal testigo (y sospechosa), así como la bella Filomena, son madres, y tienen unas historias terribles. También está la señora Maione y su desolación por al muerte de su hijo, que hasta le impide ver a los que tiene con vida.

Aún así me quedo con ganas de leer el siguiente libro de la serie, que espero que sea un poquito más optimista.

“El invierno del comisario Ricciardi”, de Maurizio di Giovani

inviernoCreo que no lo he comentado, pero este año he decidido seguir el Popsugar Reading Challenge. Se trata de leer 52 libros a lo largo del año, que vayan cumpliendo con una serie de características. El objetivo es leer libros que normalmente uno no leería, para expandir un poquito las lecturas habituales. Total, que para cumplir el reto hay que leer un libro que tenga en el título una estación, y mi amiga Yaiza me recomendó este.

Se trata de una novela policíaca ambientada en la Italia de Mussolini, en 1931. El Comisario es un hombre peculiar: entregado a su trabajo por completo, austero a pesar de pertenecer a una buena familia, solitario pero con algún amigo leal. Porque el Comisario guarda un secreto, y es que puede ver a los fantasmas de las personas que han muerto violentamente y escuchar sus últimas palabras. Este extraño don es lo que lo ha aislado casi por completo del contacto humano normal, salvo por su vieja nodriza y por el sargento Maione, quien considera su obligación proteger al Comisario, después de que éste le transmitiera las últimas palabras de su hijo, asesinado en un altercado en un bar.

El resto del entorno del comisario Ricciardi es abiertamente hostil, pero a él nadie lo distrae de la resolución de su nuevo caso: el asesinato de un famoso tenor, minutos antes de salir a escena para cantar Il Pagliaci. El fallecido era un divo de la peor especie, un tirano que maltrataba a sus inferiores mientras daba coba sin pudor a los poderosos en Roma, así que Ricciardi tiene que lidiar además con las interferencias de sus superiores, decididos a cerrar el caso cuanto antes para atribuirse los méritos.

La investigación y la resolución del caso son  entretenidos, pero lo mejor de esta novela son los personajes. La relación del comisario y el sargento, que lo cuida como un padre, y con su anciana nodriza, que le cocina platos indigestos y se lamenta de que no se case y le llene la casa de niños que cuidar. Pero sobre todo me ha gustado la delicadeza con la que se revela el mayor secreto de Ricciardi: todas las noches se sienta en la oscuridad ante su ventana para observar a su joven vecina, bordando a la luz de una lámpara. Es este romance en la distancia el que hace que tenga muy claro que voy a leer el siguiente libro de la serie.