2012 in review

The WordPress.com stats helper monkeys prepared a 2012 annual report for this blog.

Here’s an excerpt:

4,329 films were submitted to the 2012 Cannes Film Festival. This blog had 28,000 views in 2012. If each view were a film, this blog would power 6 Film Festivals

Click here to see the complete report.

Anuncios

Resumen de 2011

Muy amablemente los de WordPress me han enviado un informe de las estadísticas del blog este año, a lo que tengo que añadir que he leído 50 libros, he abandonado cinco de puro aburrimiento, he viajado cinco veces a Ruanda y he visto muchas menos películas de las que habría querido (culpa de los mencionados viajes a Ruanda, donde no hay cines). El resto de las cifras las proporciona WordPress muy bien ordenaditas.

The WordPress.com stats helper monkeys prepared a 2011 annual report for this blog.

Here’s an excerpt:

The concert hall at the Syndey Opera House holds 2,700 people. This blog was viewed about 21,000 times in 2011. If it were a concert at Sydney Opera House, it would take about 8 sold-out performances for that many people to see it.

Click here to see the complete report.

Vacaciones

En la terraza de Gachi

Mi hermana y yo cumplimos años con cuatro días de diferencia, ella el 13 y yo el 17 de octubre, por lo que siempre los hemos celebrado juntas, al menos hasta que yo me fui a vivir a Madrid y ella a Barcelona. Así que después de las vacaciones chungas que tuve en agosto y que consistieron en mal tiempo, faringitis y gastroenteritis, esta última hasta mediados de septiembre, he decidido que me merecía unos días de descanso, por lo que he aprovechado el festivo, he pedido libres el jueves y el viernes y nos hemos venido toda la familia a Barcelona.

Aunque ella se trasladó en noviembre del año pasado, aún no habíamos podido venir a visitarla, así que ya teníamos ganas. Su casa está en pleno centro, en una zona estupenda, y aunque el edificio se ve un poco viejo y necesita algunos arreglillos (y un ascensor), el piso es muy bonito. Estamos a 30ºC, brilla el sol y no tenemos que trabajar hasta el lunes. Vamos a pasear, a visitar el Museo Picasso y a disfrutar de no hacer nada. Esto sí que son unas vacaciones como es debido.

Premios Bitácoras 2011

Ya se puede votar en la nueva edición de los premios Bitácoras, basta con hacer clic en el siguiente banner:

El año pasado acabé entre los 60 primeros, lo que no está nada mal. No espero repetir este año, pero no perdáis la ocasión de votar por vuestros blogs favoritos. Yo ya he ido a votar por el blog de MiGUi, en la categoría de ciencias, a ver si este año queda por lo menos entre los cinco primeros.

Coral

Hoy me salgo de los temas habituales de libros y películas, porque ayer vi un vídeo que me hizo recordar una de mis clases en el Conservatorio de Vigo, y no para bien.

Según el plan de estudios que yo seguí, el de 1966, era obligatorio cursar dos años de Conjunto Coral, al tiempo que se hacía 4º y 5º de Solfeo (no te podías matricular de 5º si no habías aprobado 1º de Coral). Y era un infierno.

Cualquiera pensaría que una clase que consistía en cantar, para gente que estudia música, sería divertida, pero no. Aquello eran dos horas de sufrimiento, aburrimiento y estrés sin pausa. Yo entiendo que nuestra profesora se sintiera frustrada, porque dar clases de canto a niños de 12 años, cuando todos los varones están cambiando la voz y de un día para otro no son capaces de dar una nota, no es una fiesta. Pero aquello era pasarse.

Para empezar, el libro de la asignatura era el de las Corales de Bach: música sacra en alemán. La alegría de la huerta. Una vez le sugerí que de vez en cuando podríamos cantar algo más divertido, y nos trajo un villancico en latín. Además, en la clase no teníamos mesas, sólo sillas, en las que había que sentarse justo en el borde y perfectamente derechos. Si no teníamos la postura correcta nos hacía dar la clase de pie. Si se te caía el diapasón al suelo (cosa nada difícil, puesto que en una mano tenías el libro y en la otra el diapasón, cada vez que había que pasar la página se te podía caer una de las dos cosas), nos hacía ponernos a todos de pie. Si alguien marcaba el compás con el pie, la profesora se acercaba, se lo pisaba, y nos hacía ponernos de pie. Creo que en esos dos años no di ni una clase sentada.

A todo esto había que añadir su mal humor, sus críticas implacables y sus arrebatos, como cuando tiraba todas sus monedas por el suelo porque no quería tener nada que ver con “el vil metal”.

La cuestión es que ayer estuve buscando una versión de “Whatever”, de Oasis, muy bonita, interpretada por un coro infantil, y como en internet una cosa lleva a otra, acabé viendo en youtube vídeos de coros de niños, la mayoría de los EEUU. Oasis, los Beatles, Beyoncé… ¡hasta Lady Gaga! Lo sabía. Sabía que una clase de coral podía ser divertida, y que me estaban estafando aquellas dos horas semanales con aquella especie de celadora de prisiones del bel canto.

Así que aquí os dejo con un vídeo del coro de la escuela pública 22 de Staten Island, NY, cantando Viva la Vida, y pasándoselo en grande al hacerlo.

 

Otro día contaré más cosas de los profesores del Conservatorio Superior de Música de Vigo, que hay tema para rato.

Son de tela

Mi abuela tenía las manos más suaves que he visto en mi vida, hasta tal punto que no parecían de este mundo.

Uno de mis primeros recueros está relacionado con sus manos. Yo debía tener 2 ó 3 años como mucho, ella estaba de visita, y en algún momento que salimos a la calle me negué a darle la mano. Ella se extrañó y se molestó, y se lo contó a mi madre, puesto que yo me negué a darle ninguna explicación. Mi madre vino a hablar conmigo para averiguar qué pasaba. Recuerdo que me dio muchísimo apuro, porque era lo bastante mayor para saber que había hecho mal, primero porque en la calle debía ir de la mano de un adulto, y segundo porque la había ofendido; pero no sabía como explicar que aquella piel tan suave no me parecía piel humana sino terciopelo, que me resultaba extraña y hasta me daba repelús. Lo único que fui capaz de decirle a mi madre fue: “¡Es que son de tela!”

Creo que mi abuela se sintió complacida con mi respuesta, con que una niña tan pequeña se diera cuenta de lo extraordinarias que eran sus manos. Se sentó conmigo y me explicó que no eran de tela, que eran suyas y siempre lo habían sido. Me dejó examinarlas, y aunque durante un tiempo seguí sin querer darle la mano ella me dejó a mi aire, hasta que se me pasó la grima.

Estos últimos años sus manos ya no eran lo que habían sido, estaban envejecidas, muy delgadas y con manchas por la edad. Pero todavía hoy no he encontrado nunca a nadie con unas manos tan suaves como lo fueron las suyas.

Resumen anual

Ya estamos en plena cuenta atrás, y qué mejor forma de empezar el nuevo año que haciendo un recuento de lo que ha sido este 2011 en mi Diaro de Lectura.

Este año he subido 39 posts sombre mis lecturas, de las cuales dos fueron audiolibros y del resto como mucho 2 ó 3 fueron libros en formato tradicional en papel, todos los demás los leí en formato digital en mi nook. Hubo 19 posts sobre estrenos de cine y alguno que otro sobre gramática o sobre mis viajes de este año. He enviado mis reseñas de cine a La Linterna Mágica, y he escrito un post para los chicos de El bibliófilo Enmascarado, que son requetemajos.

El blog ha alcanzado las 23405 visitas, de las cuales 14166 corresponden a este año. El mes con más visitas ha sido este diciembre, con 2220 y contando, y el día de mayor tráfico el 19, con 239 visitas. El promedio diario de visitas ha pasado de 23 en enero a 72 en diciembre, la mayor parte procedentes de España y América Latina, aunque también llega gente de los lugares más variopintos, como Vietnam, Taiwan o Arabia Saudí. Aquí os pongo el mapa para lo veáis, estaría genial que me dejarais una notita si me estáis leyendo desde muy lejos.

El post con más tráfico este año ha sido la de la última peli de Harry Potter, seguida de cerca por el del leísmo y laísmo, supongo que porque alguien lo subió a Menéalo .

El nuevo año no supondrá grandes cambios: pienso seguir leyendo todo lo que pueda, y yendo al cine a todos los estrenos que se me pongan a tiro, aunque esto último va a ser difícil al menos hasta febrero, ya que el 8 de enero vuelvo a Ruanda durante un mes como poco. Ya iré contando como va la cosa, y subiendo alguna foto cuando la pésima conexión a Internet lo permita.

¡Feliz año nuevo a todos, desde Australia hasta Alaska!