“The 7 1/2 Deaths of Evelyn Hardcastle”, de Stuart Turton


Me decidí a leer esta novela porque vi que estaba muy bien valorado, sobre todo por tener una trama muy compleja. A mí no me ha parecido compleja, me ha parecido confusa, y a ratos absolutamente sin sentido.

Aiden Quinn tiene que resolver el misterio del asesinato de Evelyn Hardcastle, y para ello debe vivir el día en que se produce 8 veces, cada una en un cuerpo distinto. Hasta ahí bien, aunque el pobre tipo tiene amnesia y esto no se lo explican hasta bastante avanzado el día con su primer cuerpo. Y para complicar más las cosas, esos días no los va a vivir de forma consecutiva, sino que salta al cuerpo siguiente cada vez que el anterior se queda dormido, o le dan un porrazo en la cabeza, lo que ocurre bastante para tratarse de un único día en una casa de campo inglesa.

Además de Aiden hay otras personas intentando resolver el crimen, aunque ellos habitan siempre el mismo cuerpo, y un misterioso y enmascarado Doctor de la Plaga, que parece ser el maestro de ceremonias, y es quien le va explicando a Aiden lo que tiene que hacer. Por supuesto lo hace de forma fragmentada e incompleta, no vaya a ser que le quitemos confusión al tema.

Hay un montón de cosas que no tienen el menor sentido en esta historia. Para empezar, que lo que parece ser un juego tiene distintas reglas para las personas que intervienen, por no hablar de que uno de ellos quiere matar al resto, pero en plan villano de Batman de los que van dejando pasar oportunidades y dejando que se les escape la presa.

¿Por qué se repite el día una y otra vez? ¿Es una especie de purgatorio? ¿Entonces quién lo gestiona? El Doctor habla de sus superiores, pero nunca explican más. Y se supone que si resuelven el misterio se van a casa, así que parece que están vivos… Todo es un lío que no tiene ningún sentido, y que NUNCA LLEGAN A EXPLICAR.

Y para rematar yo diría que el autor padece una gordofobia bastante preocupante. Un ejemplo:

“I have no doubt this is all part of the routine, but the shame’s too much to bear. Though this isn’t my body, I’m humiliated by it, appalled by the waves of flesh lapping against my hips, the way my legs rub together as I walk.”

Hay tres páginas llenas de frases de este estilo, cuando Aiden ocupa el cuerpo de un hombre muy gordo y se pasa el rato dejando claro la repugnancia que le produce. Me pareció muy desagradable que describiese así a una persona, y me a la vez muy aventurado porque Aiden no recuerda nada de sí mismo. Tal vez estuviera como una vaca… o fuera un degenerado.

Tengo claro que estoy en absoluta minoría al decir que no me gustó este libro. El misterio a resolver está bien, pero todo el lío que lo rodea y que a la gente le ha parecido tan ingenioso, a mí me ha parecido una plasta.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.