“La Quinta Estación”, de N.K. Jemisin


En Quietud, que es un continente inquieto que tal vez sea este dentro de muchos siglos o tal vez esté en otro mundo completamente distinto, hay cuatro estaciones salvo al año, cuando hay una quinta. Una estación de oscuridad y frío que puede durar años, y que se desata debido a una excesiva actividad volcánica. Por suerte disponen de los orogenes, personas con una sensibilidad especial que son capaces de suavizar o incluso detener los terremotos. O de provocarlos y mandar todo el planeta a hacer gárgaras, así que los controlan los Guardianes para evitar que se desmanden.

Total, que uno se desmanda y la lía pardísima, provocando la destrucción de la capital e iniciando una Quinta Estación con muy mala pinta. Y al mismo tiempo, en un pueblo lo bastante alejado, Essun, una orogén de incógnito, descubre que su marido ha asesinado a su hijo de 3 años y se ha llevado a su hija.

Me ha dado rabia terminar este libro, porque no tengo la menor intención de leer el resto de la trilogía y porque hay varias cosas que no me han gustado ni pizca. Pero es de esas veces que avanzas con la lectura y cuando ya estás segura de que no te gusta te falta tan poco para terminar que ya sigues. Piensas que total tampoco te cuesta nada. O igual tú no y yo sí, porque sabrás mejor que yo lo que hacer con tu tiempo.

Y ahí ya empiezan las cosas que no me gustan, porque la historia está en presente y eso será un recurso narrativo súper estupendo y fabuloso pero a mí me suena raro y me saca de la historia. Y por si eso fuera poco, ¡está contado en segunda persona! Será que mi cerebro es demasiado débil para estas cosas tan modernas pero a mí todo el rato me parece que me están diciendo cómo me debo sentir y qué tengo que pensar sobre la historia, y no me da la gana. A tutelar a menores y a mí que me dejen tranquila.

Por suerte no toda la narración es así, hay tres historias y solo la de Essun es así de molesta. Pero, y ahora viene un spoiler como la copa de un pino, así que cada cual decida si quiere seguir leyendo, resulta que las otras dos están en pasado porque las otras dos son también sobre el mismo personaje. La niñez de Essun, cuando la descubren como orogén y se la llevan para entrenarla, y su juventud, cuando por fin consiguió huir de los Guardianes. Pero como en cada una de estas historias tiene un nombre distinto, no se sabe hasta la mitad del libro, que me cogí un cabreo considerable.

Pero aún hay más cosas que me cabrean, porque todo el rato están usando un vocabulario inventado para referirse a los poderes especiales de los orogenes y los Guardianes, que no pueden explicar porque todos los personajes lo saben de sobra y sería un parón narrativo. Esto es muy común en la c-f pero los buenos escritores saben manejarlo, o bien haciendo que sean cosas muy obvias o encontrando la forma de explicárselo a algún personaje que no sepa de qué hablan.

Justo hoy he leído en Twitter varias menciones de esta escritora, que la verdad es que yo no conocía de nada. ¡Que con esta novela ganó el Hugo! Yo alucino. Pero si Heinlein ganó cinco, tampoco es de extrañar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.