“El niño marciano”, de David Gerrold


Hace años vi una peli protagonizada por John Cusack sobre un hombre soltero que adopta a un niño que dice ser marciano. La vi porque veo casi cualquier cosa que haga John Cusack, y la culpa la tienen Walt Disney y El viaje de Natty Gann, pero eso es otra historia.

La cuestión es que hace poco descubrí por casualidad la novela en la que se basa la peli, que a su vez se basa en la historia real del autor. Un escritor de novelas y guiones de ciencia-ficción, soltero y gay, que quiere ser padre y decide que la mejor manera de lograrlo es la adopción.

Al parecer, en Estados Unidos, o al menos en el estado de California, los candidatos a padres adoptivos pueden elegir el niño que quieren, como de un catálogo. Después intervienen los servicios sociales y hacen mil entrevistas y se aseguran de que la familia es adecuada para el niño en cuestión, pero aún así la cosa me resultó bastante chocante, la verdad, y me hizo preguntarme qué hacen con los niños que no pide nadie. Qué pena.

El elegido por David es  Dennis, un niño de 8 años con problemas de hiperactividad y desórdenes de atención, con un historial de haber sufrido abusos y que ha ido pasando de una casa de acogida a otra durante toda su vida. Y que se cree que es de Marte.

David cree que él es la persona adecuada para cuidar de un pequeño marciano, después de todo se dedica a la ciencia-ficción. Y las cosas parecen ir muy bien entre ellos, el cariño es mutuo y poco a poco David se va ganando la confianza de Dennis, aunque con las dificultades que cualquiera se puede imaginar.

Pero luego da la impresión de que la historia se dispersa, como que intenta convertir en una novela de c-f lo que simplemente tendría que haber sido una autobiografía. David empieza a sospechar que tal vez sea cierto que el niño es marciano, lo cual es absurdo, y dedica mucho tiempo a investigarlo y a explicar sus conlusiones, mientras que un conflicto con unos vecinos que termina en los tribunales se despacha en un párrafo.

Pero en general es una historia muy bonita de cómo se puede formar una familia sólo con darle cariño a un niñito solitario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.