“Big Little Lies”, de Liane Moriarty

Hace unos meses leí otro libro de esta escritora titulado Truly Madly Guilty, más conocido entre mi grupo de amigas como “el de la barbacoa”. Me gustó bastante, y cuando me enteré de que habían hecho una serie de la que hablan fenomenal basada en otra de sus novelas, la busqué de inmediato, lo que ha resultado una gran idea, porque me habría sentado fatal leerlo después de ver la serie y saber todo lo que iba a pasar. Spoilers de libro a pelis sí, de peli a libro ni hablar.

La novela empieza por el final: la policía está interrogando a los padres de un colegio, debido a la investigación de una muerte, producida durante una fiesta para recaudar fondos. Entre los interrogatorios y los flashbacks a los últimos 6 meses nos vamos enterando de lo que ha pasado. Que resulta ser que las madres están en pie de guerra desde el primer día del curso.

El primer día de colegio se produce un incidente, en la presentación para los niños de 5 años: una niña dice que otro niño ha intentado estrangularla, y señala como culpable a Ziggy, el recién llegado al barrio a quien nadie conoce. El niño lo niega, y por supuesto su madre lo apoya. La madre de la niña monta en cólera e inmediatamente todas toman partido: el abusón debe ser castigado, o tal vez la niña se ha equivocado, puesto que aún no conoce a los demás niños.

Por un lado están Madeline, Celeste y Jane. Esta última es la madre del niño acusado, una madre soltera y bastante más joven que el resto. De camino al colegio el primer día conoce a Madeline, quien la toma bajo su protección. Madeline es una defensora de causas perdidas, si ve una injusticia carga como un toro de lidia, y le parece que con Ziggy se ha cometido una. Además, aunque ahora se ha vuelto a casar y tiene una niña en la misma clase, conoce las dificultades de ser madre soltera, ya que su primer marido la había abandonado con su hija recién nacida. Ex-marido que también se ha vuelto a casar y tiene una niña en la misma clase. Celeste es madre de gemelos, una belleza deslumbradora con un marido millonario y encantador. Pero no todo es tan idílico como parece desde fuera.

Por otro lado está Renana, la madre de la niña agredida, y sus amigas. Todas cortadas por el mismo patrón, el de esas supreprofesionales que ganan un dineral y trabajan mil horas y aún así tienen unas casas y unos hijos que parecen sacados de Pinterest. Lo que da mucha rabia a las que van corriendo a todas partes sin tiempo para ni para peinarse y aún así llegan tarde a recoger a los niños del colegio.

Las discusiones, los desaires y los conflictos van escalando, y continúan mucho después de que los propios niños hayan olvidado el incidente. Hasta llegar a la noche fatídica de la fiesta. Y es a consecuencia de la violencia que se desencadena que el grupo de madres ve que en realidad tienen muchas más cosas en común de las que creían, y que incluso la vida aparentemente más glamurosa tiene sus problemas.

Este es uno de esos libros que lo tienen a uno enganchado hasta el final. ¿Quién será el muerto? ¿Y cómo se ha producido esa muerte? ¿Alguien lo ha matado? Quién, por favor, que estas mujeres son capaces de todo. Me lo he leído en apenas un par de días, de la impaciencia por saber lo que iba a pasar. Y es además un libro muy divertido, con mucho sentido del humor. Hay broncas entre las madres y sus hijos, las madres y sus maridos, las madres y las otras madres… y es muy fácil identificarse con ellas, porque son personajes muy bien descritos, y muy reales.

Me lo he pasado en grande y estoy deseando ver la serie, que tiene un casting de lujo y seguro que está genial.