“La alegría del orden en la cocina”, de Roberta Schira


He recibido este libro de parte de la editora, a cambio de una reseña dando mi opinión. Y desgraciadamente en esta ocasión mi valoración no es muy buena.

Se trata de un libro que sigue la filosofía de la japonesa Marie Kondo, la nueva gurú del orden que ha vendido un porrón de ejemplares de su libro y ha hecho que miles de personas tiren la basura que tienen en casa. Yo soy muy fan del refrán: Quién guarda lo que no usa tiene lo que no necesita, así que procuro no acumular tonterías. No guardo ropa de hace mil años y procuro no tener adornos por la casa que no se puedan meter en el lavavajillas.

Mi problema es que tengo una cocina diminuta, así que pensé que este libro tal vez me diera algún truco para abrir hueco en alguna dimensión paralela que me permita tener sitio para una crock-pot. Porque yo odio mi cocina. No solo es pequeña, sino que está mal aprovechada, con poquísimo espacio de encimera; el fregadero, de un solo seno, cosa que debería ser ilegal, además está pegado a la nevera, con lo que si tienes que lavar algo grande te chocas con una pared a un lado. Un horror.

El libro no llega a las 150 páginas, de las cuales más de la mitad se dedican a explicar la felicidad que proporciona una cocina limpia y ordenada. Hasta ahí, de acuerdo. Incluso puedo estar de acuerdo en que para muchísima gente la cocina es el centro de la casa, aunque para mí no haya sido nunca así. Capto el mensaje: cocina ordenada = felicidad.

Y por fin empieza la sección donde se dan las indicaciones para ordenar la cocina y alcanzar la prometida felicidad. Pero son pocos y muy genéricos. Colocar las cosas cerca de donde se van a utilizar, consejos sobre cuántas ollas y sartenes hay que tener y de qué tipo, y cosas por el estilo, como revisar la despensa y tirar los productos caducados. Y ya. Nada de trucos para alterar las leyes de la física, pero tampoco da ideas que sirvan para aprovechar mejor el espacio que uno tenga.

Yo esperaba, qué se yo, un capítulo sobre como ordenar la nevera, otro sobre los cajones, otro para las alacenas… Algo más concreto y mucho más completo. Los consejos que da están bien, pero no creo que den para más de 20 páginas, el resto es relleno.

Algún día tal vez pueda permitirme una cocina grande, amplia, con un hermoso fregadero con dos senos y escurridor y uno de esos grifos con ducha. Pero ni siquiera entonces me servirá de mucho este libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s