“La primavera del comisario Ricciardi”, de Maurizio de Giovanni


primaveraEn la segunda novela de la serie el comisario Ricciardi tiene que investigar el asesinato de una anciana no muy agradable. Dedicada a leer la buena fortuna, se aprovechaba de las esperanzas de sus clientes, a los que investigaba a fondo para poder engañarlos. Y como segunda forma de negocio, se dedicaba a prestar dinero. Una joya de señora, vamos, pero eso le da igual al comisario: da igual lo que hubiera hecho en vida, nadie tenía derecho a quitársela.

Mientras transcurre la investigación, el encantador sargento Maione tiene otro misterio que resolver: por casualidad encuentra a una mujer con un grave corte en la cara, sentada en su cocina y sin siquiera pedir ayuda mientras sangra. El sargento la lleva al hospital y se interesa por su caso. Se trata de una mujer de gran belleza, una viuda con un hijo que lleva meses sufriendo el acoso tanto de su empleador como el de un mafioso del barrio. Para ella su cara es una maldición.

El sargento no puede dejar de pensar en la bella Filomena, que se niega a dar la menor explicación sobre quién la ha desfigurado, y empieza a visitarla después del trabajo. La vida familiar del sargento ha sufrido un gran cambio desde la muerte de su hijo mayor, la desolación de su esposa es tal que parece haberse ido ella también. Ah, pero la absoluta indignación de la señora Maione al descubrir que su marido llega a casa ¡oliendo a la comida de otra mujer! Porque una cosa es que un hombre tenga una amante, pero que cometa la deslealtad de acudir a otra para que lo alimente, eso es intolerable.

La trama de la investigación está bien llevada, y en esta nueva entrega podemos conocer mejor tanto al comisario Ricciardi como a su amigo Maione, lo que hace avanzar también el argumento general de la serie, incluso se nos deja intuir que podría haber un principio de romance para el comisario y su vecina, a la que observa cada noche mientras borda. Y sin embargo esta novela me ha dejado una sensación desoladora. Creo que se debe a la terrible imagen que da sobre la relación madre-hijo. Porque tanto la víctima del asesinato como la principal testigo (y sospechosa), así como la bella Filomena, son madres, y tienen unas historias terribles. También está la señora Maione y su desolación por al muerte de su hijo, que hasta le impide ver a los que tiene con vida.

Aún así me quedo con ganas de leer el siguiente libro de la serie, que espero que sea un poquito más optimista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s