“Mr Mercedes”, de Stephen King


mrmercedesCuando vi este libro en las librerías recordé Christine, y pensé que Stephen King había empezado a repetirse al fin. Me imaginé que se trataba de otro libro en el que el coche es malvado y no se sabe por qué. Pero me equivocaba: no es el coche el que es malvado, sino su conductor, y se nos explica con detalle cómo se ha convertido en un monstruo, en una serie de flash-backs de su infancia que ponen los pelos de punta.

Mr. Mercedes es el apodo que le pone la prensa al hombre que, una mañana temprano, lanza un coche (adivinad la marca) contra un grupo de gente que está haciendo cola para presentarse a una oferta de trabajo, provocando una masacre. El tipo consigue huir, y unos meses más tarde el policía que llevó el caso, recién jubilado y muy deprimido, recibe una carta que parece ser del asesino, que intenta darle el último empujoncito hacia el suicidio.

La historia va saltando de punto de vista entre el policía, Bill Hodges, y el asesino, que está preparando su próximo golpe. Y Stephen King sigue siendo el maestro de lo macabro que siempre ha sido. Hay una escena en la que describe la muerte de un niño que casi me hizo cerrar el libro y dejarlo ahí, de pura grima y angustia que me estaba dando. Pero seguí leyendo, para ver cómo Hodges va descubriendo la maldad sin límites del asesino y cómo atrapa por fin a su hombre.

No es, ni de lejos, la mejor novela de Stephen King, parece más bien un episodio de Mentes Criminales. Pero consigue mantener la intriga, incluso mostrando desde el principio la identidad del asesino. Lo que importa no es tanto quién es ni cómo lo hizo, sino más bien cómo se desarrolla la investigación. El personaje del policía me ha gustado mucho, y ya he visto que hay otras dos novelas con él como protagonista, así que no he sido la única. No tengo muy claro de dónde va a sacar más casos que resolver un policía retirado, siempre me parecen un poco cansinos los personajes tipo Jessica Fletcher, que van encontrando a su paso un reguero de cadáveres que parecen existir, o más bien dejar de hacerlo, con la única finalidad de que puedan lucir sus habilidades detectivescas. Pero quien sabe, tal vez me anime a leerlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s