“Embassytown”, de China Miéville


EmbassytownEsta es la segunda novela de China Miéville que leo, y es aún más rara que la primera, desde luego el término New Weird es perfecto para él. Sus alienígenas son siempre lo más extraño y original que había leído nunca, hasta que cojo otro libro suyo y lo supera. En este caso tenemos unos seres que hablan con dos voces, y aunque su lenguaje no es demasiado complicado y mucha gente es capaz de entenderlos, es imposible hacerse entender por ellos a menos que también se les hable en una combinación de dos voces y dos mentes.

Los habitantes humanos de Arieka se refieren a su hogar como Embassytown, y a los seres que lo habitan y que les permiten compartirlo como los Anfitriones. Pero entre los humanos de Embassytown los Embajadores forman un grupo especial, privilegiado y poderoso, clones criados y modelados por todos los medios posibles para formar pares indivisibles, para ser capaces no solo de hablar sino de pensar a la vez. Rarísimo.

La protagonista es piloto de naves espaciales, lo que le ha permitido salir de Arieka, uno de los planetas más recónditos de la galaxia. Todo el mundo encuentra muy raro que decida volver pero lo hace por su marido, un lingüista deseoso de estudiar el peculiar lenguaje de los Arieki.

La intriga política comienza cuando llega a Arieka un nuevo Embajador, formado por una pareja no clónica y entrenado fuera del planeta, lo que debería haber sido imposible y amenaza el estatus de los locales. Pero eso queda en nada cuando por primera vez los Anfitriones oyen las voces combinadas del nuevo Embajador, y se vuelven adictos a ellas.

Ha sido una historia fascinante, tan llena de ideas originales que hasta parecen demasiadas para una sola novela. Y tengo que decirlo aunque es un spoiler como la copa de un pino, así que estáis avisados y el que no quiera enterarse que pare de leer: lo más original y absolutamente alucinante de esta novela es el desenlace, lo que salva a los Anfitriones de la adicción: que consigan pasar de un lenguaje figurativo a otro semántico por el contagio de la mentira.

Me ha gustado muchísimo esta novela, aunque tal vez no sea para todo el mundo. Si a uno le da igual el leísmo o decir “delante mía” supongo que tampoco tendrá interés en una discusión sobre exo-semiótica. Por suerte no es mi caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s