“Emily of New Moon”, de Lucy Maud Montgomery


emilyLos libros de LM Montgomery son reconfortantes, porque siempre sabes qué esperar y nunca decepcionan. Cogemos los paisajes de la isla del Príncipe Eduardo, una niña huérfana y una familia adoptiva en principio reluctante a tenerla pero que acaba totalmente conquistada, y ya está, la historia casi se cuenta sola.

Emily ya ha perdido a su madre, pero vive feliz con su padre hasta que la cocinera, bastante brutalmente, le advierte de que le queda poco tiempo de vida y que pronto se tendrá que ir a vivir con su orgullosa familia materna. Su padre no tiene más remedio que confirmar la mala noticia, y aunque ambos intentan disfrutar del tiempo que les queda juntos, la niña vive sumida en la tristeza.

Pronto el padre fallece, y efectivamente, los hermanos de su madre aparecen para asistir al entierro y decidir quién tendrá que quedarse con Emily. La niña escucha a escondidas cómo ninguno quiere llevársela en realidad, y cómo acaban echando a suertes quién será el desafortunado familiar que se haga cargo de ella.

Lo que me gusta especialmente de esta escritora es que no trata a los niños como si fueran entes extraños, sin sentimientos ni entendimiento. Emily se siente profundamente herida al ver que no la quieren, que es una obligación de la que se hacen cargo a regañadientes y básicamente por orgullo, y que no les preocupa que ella lo sepa, puesto que es una niña y por lo tanto se puede hablar delante de ella como si se tratara del perro.

Por fortuna las cosas acaban mejorando para Emily, que le hace saber a su estricta tía Elizabeth que para ganarse el cariño debe ser recíproco, que no es un deber de los niños hacia sus parientes, sobre todo cuando éstos los tratan sin afecto. Seguramente por primera vez en su vida la orgullosa Elizabeth Murray se ve obligada a pedir disculpas, a una niña nada menos, porque se da cuenta de que ha actuado mal.

Esta novela es más oscura que las de la serie de Anne Shirley, hay historias terribles, como la del doctor que no quiere a su hija por la supuesta infidelidad y abandono de su esposa, o la madre tan posesivamente apegada a su hijo que pone mala cara cuando sus amigos van a jugar con él a su casa. Por no hablar del siniestro primo ADULTO que le dice a Emily, de 12 años, que la va a esperar.

Pero sigue siendo una historia positiva, en la que los problemas casi siempre se resuelven felizmente. ¡Y acabo de descubrir que hay una serie de televisión! Es imposible que me guste tanto como la de Anne de Green Gables, pero voy a buscarla ya mismo.

Un pensamiento en ““Emily of New Moon”, de Lucy Maud Montgomery

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s