“Lazos profundos”, de Rosamunde Pilchser


coverUna vez que terminé este libro lo busqué en Goodreads y me enteré de que se publicó por primera vez en 1968, y la verdad es que se nota. No sólo en la total ausencia de teléfonos móviles u ordenadores, no tan raro en un ambiente artístico como el que describe la novela, sino sobre todo por lo muchísimo que fuma todo el mundo, sin parar y en cualquier sitio.

La protagonista es una chica de 19 años que ha estado en el extranjero desde muy joven, primero en internados y después trabajando en París de niñera. Ahora por fin decide volver a Cornualles para reunirse con su padre, un afamado pintor que nunca le ha hecho mucho caso.

La pobre Emma está ilusionadísima por volver a vivir con su padre, está decidida a cuidar de su casa mientras él pinta obras maestras, una aspiración muy poco ambiciosa para una chica de 19 años, pero es lo que ella quiere. La cosa empieza bien, pero dura muy poco: su padre recibe una invitación para ir a una exposición de su obra en EEUU, y vuelve a dejarla sola.

A partir de ahí la cosa deriva hacia el romance, pero sin exagerar y sin cursiladas, que Pilcher no es Danielle Steele. Es una novela corta y sencilla, sin grandes giros argumentales, con una buena descripción de los personajes y solo a ratos una mentalidad anticuada que me ha chirriado un poco. No se puede comparar con novelas más importantes de la autora como El regreso o Los buscadores de conchas, pero se deja leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s