“¡A los leones!”, de Lindsey Davis


coverY con esta van diez novelas de la serie de Marco Didio Falco, informador del Emperador Vespasiano en la Antigua Roma.

Falco sigue su azarosa vida como detective privado e informador, aunque añade una nueva actividad: la de investigador del censo, es decir, inspector de Hacienda. Asociado con Anácrites, el que era su superior en el Servicio Secreto, se dedica a investigar las cuentas de los tratantes de gladiadores y fieras para el circo a cambio de un porcentaje de los impuestos que se les cobren gracias a sus investigaciones.

La verdad es que me costó meterme en la historia, parecía un poco más de lo mismo de siempre, sin avanzar nada y sin ningún cambio en la vida de Falco, ni a nivel personal y profesional. Porque aunque se embarca en un proyecto nuevo, sigue siendo un pobretón que no consigue acceder a la clase social de la sufrida Helena Justina. Pero en la segunda parte ya me fue enganchando más, con el viaje de toda la familia a Libia, en busca del díscolo hermano pequeño de Helena, que se fugó en la novela anterior con la rica heredera prometida a su hermano mayor.

El final es sorprendente y abre la posibilidad de un cambio en la suerte de Falco, por supuesto totalmente fortuito y sin relación con sus esfuerzos.

Ha sido un libro de transición mientras encuentro algo más interesante, pero tampoco ha estado mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s