“The Old Curiosity Shop”, de Charles Dickens


old curiosityMe gusta empezar el año con Dickens. Estoy decidida a leer todas sus obras y una al año me parece un buen promedio, además, siempre me han parecido historias muy invernales, de mucho frío. Supongo que es una de las cosas que conlleva la pobreza y la que creo que llevaría peor.

Antes de nada tengo que advertir que en este post va a haber spoilers, del tipo más gordo y molesto: voy a contar el final. Así que el que no quiera enterarse debería dejar de leer ya mismo.

La trágica historia de la pequeña Nell y su abuelo fue una de las novelas más exitosas de Dickens en su época. Publicada en forma de serie, cada número vendía hasta cien mil ejemplares, lo que hoy en día sería comparable a las ventas del último Harry Potter. Durante 10 meses los lectores siguieron las desventuras de la pequeña Nell, su caída en la miseria absoluta por la negligencia de su abuelo, su desahucio cuando el malvado enano Quilp ejecuta el cobro de sus deudas, su interminable viaje intentando mantener a su abuelo a salvo del asilo y de la tentación del crimen. Es una especie de cuento de hadas en el que la niña es un ángel y al cruel Quilp se refieren muchas veces como el Monstruo o el Goblin. Un enemigo casi mitológico que reparte odio por igual entre Nell, su abuelo, y el antiguo criado de éstos, el inocente Kit. Las miserias de Nell llegan a tal punto que cuando se publicó el último capítulo, los lectores de Boston y Nueva York acudían a los muelles para preguntarles a los marineros ingleses que llegaban, “¿Ha muerto la pequeña Nell?”, impacientes por recibir la revista.

Spoilers. Sigue bajo tu propio riesto.

Y la pequeña Nell muere, desatando una gran polémica en su día. Los lectores estaban indignados, hasta el punto que dicen que llegaron a apedrear a Dickens en una ocasión. Lloraban de pena por Nell, y sin embargo en la época victoriana, en la que la diferencia de clases era tan acusada, era muy común que los pobres recibieran un maltrato generalizado. Los trabajadores de las fábricas, muchos de ellos niños, vivían una vida de miseria. Los sirvientes trabajaban de sol a sol por un salario ínfimo y sometidos a todo tipo de abusos. Pero leer sobre la muerte de aquella pobre niña llenaba de congoja a la gente.

Como todas las novelas de Dickens, está plagada de personajes maravillosos y extravagantes, algunos que aparecen solo fugazmente, como la terrible Miss Maltravers, la directora de una escuela para señoritas casi tan estiradas y mezquinas como ella. Otros nos acompañan toda la novela, como el fiel Kit, que lleva el peso de la otra trama de la historia.

Pero mi personaje favorito, y el que representa de verdad la miseria de la época, es la criada sin nombre de los hermanos Brass. Una chica que no conoce ni su nombre ni su edad, siempre hambrienta y siempre aterrorizada por sus amos, quienes la consideran una propiedad. Hasta el punto de que cuando la chica huye, ponen un anuncio para recuperarla, como el que ha perdido a su perro. Por eso no me ha parecido tan trágico el libro, porque la muerte de Nell se ve venir, y al menos la pobre criada sin nombre tiene un final feliz.

Como siempre, me ha encantado. ¿Cómo puede haber gente que diga que Dickens es aburrido?

 

4 pensamientos en ““The Old Curiosity Shop”, de Charles Dickens

  1. Soy super fans de Dickens.
    Es curioso como a veces la gente se conmueve con desdichas ajenas más que con las propias, que ni las reconocen. Después de pensarlo, creo que lo que el asunto está en la narrativa. Se las relatan mejor de lo que son capaces de reconocer las propias. He ahí el oficio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s