“The Descendants”, de Kaui Hart Hemmings


coverHace unas semanas vi otra vez la peli de George Clooney, Los Descendientes, aunque ya la había visto en el cine. Pero es lo que tiene George Clooney, si hicera una película lavando los platos yo la vería. Y unos días más tarde descubrí leyendo una reseña que la peli se basa en una novela, así que decidí buscarla.

Para los que hayan visto la película tengo que decir que la novela tiene pocas sorpresas, ya que es una adaptación bastante fiel. La historia está narrada en primera persona por su protagonista, un hawaiiano descendiente directo de una de las últimas princesas de la isla. Matt King tiene que tomar una decisión muy difícil en menos de una semana: a quien vender las tierras de la familia. Todos sus primos están pendientes de su elección, y de los millones que recibirán como consecuencia. Pero él está demasiado ocupado para prestar atención a algo tan irrelevante como el dinero, su mujer está en coma irreversible debido a un accidente y están a punto de desconectar las máquinas de soporte vital.

Se trata de una historia apacible, de esas en las que nadie explota y en las que la acción tiene lugar más bien dentro de la cabeza cada personaje. Es la historia de un hombre en el peor momento de su vida, enfrentándose al dolor de perder a su esposa, la decepción de descubrir su infidelidad y la preocupación por sus hijas y el sufrimiento que les causará perder a su madre.

Toda la historia se desarrolla en las diferentes islas de Hawaii, un entorno paradisíaco en el que parecería que la pena no debería tener lugar. Ese contraste parece añadir confusión a la situación del pobre Matt, que se pregunta cómo puede llevar a sus hijas a la playa cuando su mujer está en el hospital, pero que tampoco sabe qué otra cosa hacer con ellas.

Sin embargo es una historia optimista, sobre una persona que intenta hacer las cosas lo mejor posible y que siempre piensa primero en los demás.

Recomiendo tanto la película como la novela, y no sólo por la presencia de mi guapo favorito. También he aprendido una palabra nueva: vog, la mezcla de fog y volcanic ash. Algún día iré a Hawaii y la veré por mí misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s