“Delicious!”, de Ruth Reichl


coverEsta ha sido una lectura fácil y divertida, a pesar de sus muchos (muchísimos) defectos. Porque me gusta leer sobre comida, sobre todo sobre repostería. Si a una novela le intercalan algunas recetas a mí ya me han enganchado: ya sea Como agua para chocolate o Se acabó el pastel, soy fan. Y tampoco es que este libro de muchas recetas, al menos no completas, pero aún así me ha entretenido un montón.

En cuanto a los defectos: tenemos a la protagonista, una chica con un paladar perfecto con el que es capaz de distinguir los sabores más sutiles y de crear las más maravillosas recetas. Pero no cocina debido a su Trágico y Secreto Pasado. Además ella se considera una inútil, aunque todos los que la conocen la encuentran maravillosa.

Consigue un trabajo fantástico en una revista de cocina que suena absolutamente fabulosa, donde tiene un jefe Gruñón Pero Comprensivo y todo el rato le hacen probar cosas deliciosas y le dan chocolate gratis. La chica decide hacerse un cambio de look, pero de esos que consisten en ponerse lentillas y comprar ropa de su talla, porque a pesar de todo el chocolate gratis y el queso que se zampa tiene un cuerpo divino de la muerte. Añadamos una Biblioteca Secreta, una Clave Misteriosa y un Guapo Arquitecto y la diversión está asegurada, porque a pesar de todo son tópicos a diestro y siniestro, están bien utilizados.

Creo que en toda la novela solo hay un personaje negativo: Maggie, la editora de la revista, pero tampoco pasa de ligeramente antipática. El resto de los personajes son encantadores, excéntricos y magníficos cocineros, claro está.

Este libro es como un buen soufflé: dorado por fuera, lleno de aire por dentro y absolutamente delicioso.

Anuncios

3 pensamientos en ““Delicious!”, de Ruth Reichl

  1. “Porque me gusta leer sobre comida, sobre todo sobre repostería.”

    Y yo que me sentía raro por haberme leído la semana pasada el “36 maneras de guisar el bacalao”, de Manuel María Puga y Parga…

    Iba a decir que ese soufflé me recordaba a un puñado de historias parecidas; pero tras la retahila de déjà-vús, desalando y cocinando mentalmente un pescado tras otro, creo que no tengo nada que objetar – bon appétit!

    • Pues tengo que decir que el bacalao es uno de los pocos pescados que no me gustan.

      Ya sé que la historia no se distingue precisamente por su originalidad, pero pones a un personaje a montar claras a punto de nieve y yo ya estoy enganchada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s