“Firefly Summer”, de Maeve Binchy


coverHace años vi una película titulada Círculo de amigos, una historia preciosa sobre un grupo de chicas de un pequeño pueblo de irlanda. Al ver que estaba basado en una novela la busqué para leerla, y me gustó aún más que la película, como era de esperar. Maeve Binchy describía con mucho humor la vida de aquellas chicas, sus relaciones familiares y sus dificultades para salir aunque fuera un poco de lo que era tradicional. Y me encantó su perplejidad ante algunas de las cosas que decía el cura del pueblo en sus misas, pero es que a mí lo de la perversidad de las mujeres en el catolicismo siempre me ha dado mucha risa.

Esta novela es muy parecida y totalmente distinta. También tiene lugar en un pequeño pueblo irlandés, pero es más completa puesto que no da solo el punto de vista de la generación joven, sino también el de sus padres.

Los Ryan tienen un pequeño pub en Mountfern y cuatro hijos, los mellizos de 11 años Michael y Dara y otros dos chicos más pequeños, Eddie y Declan. Ese verano llega a Mountfern un americano de origen irlandés muy rico que quiere volver a sus raíces. Con su montón de dinero compra la antigua mansión del pueblo, destruida en un incendio durante las revueltas por la independencia de irlanda, y pretende reconstruirla para abrir un hotel de lujo.

La llegada de Patrick O’Neill al pueblo afecta de diferentes maneras a los Ryan: para los padres significa que su medio de vida será destruido sin remedio, puesto que no podrán hacer frente a la competencia. Para Michael y Dara, completamente hechizados por los hijos de O’Neill, es lo mejor que les ha pasado en la vida. Todo el pueblo se divide a favor y en contra del proyecto del americano y cuando se produce una tragedia terrible los Ryan intentan mantener el equilibrio y ser justos con el recién llegado, a pesar de que sus planes van a arruinarlos con toda seguridad.

La novela es un tomazo de 900 páginas que me he zampado en dos días, la mayor parte ayer, entrando y saliendo de la piscina (estoy pensando en comprarme una de esas carcasas sumergibles para mi ebook, eso sería la felicidad vacacional total). Me ha tenido enganchada, pasando páginas sin parar. Es una historia con muchísimos personajes, cada uno con su pequeño momento de protagonismo. Uno de mis personajes favoritos es Eddie, el hijo mediano de los Ryan, que va provocando caos y destrucción por donde quiera que va. Pero lo hace sin malicia, de pura soledad y aburrimiento. Todo lo contrario que Kerry, el hijo del americano. Un chico guapo y de aspecto encantador que siempre se sale con la suya pero que carece totalmente de empatía. Un psicópata de 15 años.

Los que muchas veces carecen también de empatía son los curas. ¿Cómo se puede decir, cuando una mujer joven acaba de sufrir un accidente del que tal vez no sobreviva, que rezan “por su feliz muerte o rápido restablecimiento”? ¡Y delante de sus hijos! Podría pensar que es una invención de la escritora, si no hubiera oído cosas parecidas yo misma, no sé como se puede ser tan insensible.

Me ha gustado muchísimo, pero ahora tengo que elegir rápido otro libro que me está esperando la piscina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s