“Juliet, Naked”, de Nick Hornby


coverLa música nunca me ha obsesionado. Nunca he estado pendiente del nuevo disco de tal o cual grupo, eso lo dejo para el cine y los libros. No es que no me guste, ni mucho menos, pero no es algo de lo que esté siempre pendiente, ni cuando era una cría y mis compañeras de clase forraban sus carpetas con fotos de los Hombres G o de Eros Ramazzotti (horror!).

Cualquiera que haya leído Alta Fidelidad sabe que para Nick Hornby la música no es algo secundario. Y si además uno se lee Fiebre en las gradas, queda claro hasta qué punto puede ser obsesivo. Porque de eso trata esta novela, de la obsesión de un fan por un cantante, retirado y recluido desde hace más de 20 años, y de como afecta esta obsesión a su pareja.

Según el propio Hornby, no hay mujeres en el grupo de fans de Tucker Crowe que utilizan internet para intercambiar análisis sesudos sobre cada línea de cada canción de su ídolo, o para especular sobre los motivos para su retirada sin que la repetición les quite el entusiasmo. De pronto tienen algo nuevo de que hablar, cuando se edita una nueva versión del último disco de Tucker, Juliet, pero con las primeras versiones de las canciones. Por eso Juliet, Naked. Y es entonces cuando la pareja protagonista entra en crisis. Ella se atreve a publicar una crítica negativa del disco y a partir de ahí todo va cuesta abajo.

Es curioso que el autor consiga hacerme sentir más empatía por el personaje femenino. Annie es inteligente y sensata, y empieza a darse cuenta de que ha desperdiciado 15 años de su vida con un pazguato, ha perdido la posibilidad de tener hijos y ahora le apetece vivir un poco. En cambio a Duncan me lo imagino como el típico inglés, pero más Bilbo Bolsón que James Bond. Un tipo blando, pero además un crío que sigue con las mismas prioridades en su vida que cuando tenía 20 años. Y el resto de personajes masculinos son del mismo estilo, todos siguen intentando revivir su juventud, para exasperación de las mujeres que los padecen.

Es el rockero el que parece que puede redimir al género masculino de esta novela, y eso que es un desastre en todas las facetas de su vida. Pero al final es capaz de madurar y convertirse en un adulto. Menos mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s