“El final del verano”, de Rosamunde Pilcher


coverNo suelo leer novelas románticas, al menos en el sentido tradicional establecido por Arlequín, no porque crea que tengan nada de malo, sino porque simplemente me aburren. Me cansan las damiselas en apuros a las que les tiemblan las rodillas ante la mera visión de su galán. Y no hablemos ya de las protagonistas medio lelas tipo Bella, para las que la edad es la única disculpa que se puede poner a su vocación de felpudo.

Pero estamos en febrero, casi en San Valentín, y ante el aluvión de publicidad que nos obliga a sentir que el amor está en el aire, en una concentración suficiente como para hacernos morir sofocados, así que me he decidido a leer esta novela de Rosamunde Pilcher.

Ya había leído un par de cosas de esta escritora: Los buscadores de conchas, que me gustó muchísimo, y El regreso, que me encantó. Ésta es más cortita y no de tanta calidad, pero no ha estado mal, sin vampiros ni contratos sadomasoquistas ni jovencitas aleladas sin una pizca de sentido común, en realidad sin más de dos neuronas.

La protagonista es Jane, una chica de 21 años, hija de un conocido escritor afincado en California, que recibe una invitación de su abuela para volver a Escocia, donde se crió. Allí seguramente estará su guapo primo Sinclair, por el que estaba loquita cuando era una niña, pero afortunadamente la chica no es tonta y cuando el primo resulta ser un mal bicho ella es la primera en notarlo.

Lo que más me gusta de esta escritora es cómo describe los paisajes y las costumbres de Escocia. Es un sitio que siempre he querido visitar, y aunque supongo que hoy en día será rarísimo ver a los hombres llevando el kilt en su vida diaria, seguro que no era tan raro en el campo en los años 70, que es cuando está ambientada esta novela. Ya que no puedo verlo, al menos puedo leer sobre ello.

Por cierto, ¿qué le pasa a todo el mundo con las dichosas 50 sobras de Grey? Empecé a leer el primero y no pasé de las 20 páginas, ni siquiera llegué a las partes escabrosas de las que habla todo el mundo, porque ESTÁ MAL ESCRITO. El estilo literario es pésimo, entrecortado y torpe, un auténtico dolor. Yo, paso.

Anuncios

2 pensamientos en ““El final del verano”, de Rosamunde Pilcher

  1. Oh querida! Para obra romántica, La sombra de La Luna. Romanticismo del de verdad:paises lejanos, exotismo, y grandes valores, como el honor, la lucha por los ideales, calor y mangos. What else?
    Escrita además por la hija del útimo virrey ingles de la India.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s