Restaurantes en Kigali


Pollo enrollado servido en Taka Tak del Saafran

Cuando empezamos a venir a Ruanda hace tres años no conocíamos nada de esto, así que solíamos quedarnos a cenar en el hotel. La cosa no carecía de interés, puesto que podías pedir un mismo plato tres veces y a la cuarta te traían algo totalmente distinto. También podía resultar divertido intentar variar un plato. Algo como “pero lo quiero sin la guarnición” inevitablemente acababa en doble ración de guarnición para el osado que había querido desconcertar al cocinero. Pero aparte de un uso sorprendente de la zanahoria rallada (¡en los perritos calientes!) al cabo de unos días la carta se hacía escasa.

Con el tiempo hemos ido explorando y descubriendo restaurantes en Kigali que nos han ayudado a salir de la rutina. El primero fue el Flamingo, un restaurante chino estupendo que encontramos cerca del trabajo y que nos salvó las comidas a diario, con la única pega de que cierra los lunes. Después fue el New Cactus, con sus deliciosas empanadillas de queso de cabra y bacon bañadas en miel, y el Shokola, un restaurante árabe con unos batidos de frutas geniales, aunque por desgracia ahora ha cerrado en su antigua localización y solo queda una versión más reducida cerca del hotel Umubano. Algunos de mis compañeros se pirran por las quesadillas del Heaven, aunque siempre que he ido allí han tardado tanto en servir la comida (aún más de lo habitual por estos lares) que hasta se me había pasado el hambre. También está el Green Corner, en el sector musulmán, cuya especialidad es la tilapia a la brasa que hay que comer con las manos, acompañada de unas patatas asadas picantes muy ricas. Otro chino muy bueno es el Zen, y el indio al que van los indios es el Saffran, también estupendo, aunque algunos platos son tan picantes que parece tus terminaciones nerviosas están pidiendo clemencia. Hay un par de italianos en los que hacen buenas pizzas, sobre todo el Sol e Luna, cerca del aeropuerto. El otro día comí allí una pizza con patata y salchichón picante que estaba estupenda.

Uno de los deliciosos platos del Sakae

Pero el mejor restaurante de Kigali, sin duda, es el Sakae, en la zona de Nyarutarama. Se trata de un restaurante japonés, muy grande y bonito pero escondido en una calle secundaria, en el que incluso se puede comer sushi. De dónde sacan un pescado tan fresco es para mí un misterio, que yo he visitado los mercados locales y sé lo que hay allí. También tienen de esas planchas en las que se sientan los comensales alrededor y el cocinero te va preparando los platos, una delicia. El solomillo es de verdad, una pieza de carne hecha vuelta y vuelta, y bien cortada, no como si lo hubieran arrancado a machetazos de una vaca que es lo normal en este país. Mi plato favorito es el pollo teriyaki, que sirven en una plancha metálica muy caliente todavía chisporroteando y acompañado de un bol de arroz, pero hay otros muchos para elegir, no es de esos restaurantes en los que solo hay un par de platos que merezcan la pena de toda la carta. También es uno de los pocos restaurantes en los que sirven rápido, ideal para ir a comer sin perder media tarde de trabajo. Supongo que es porque nunca hay demasiada gente. Así que, que no se corra demasiado la voz, no vaya a ser que se estropee, pero está claro que el Sakae de Kigali es para chuparse los dedos.

Anuncios

2 pensamientos en “Restaurantes en Kigali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s