Prometheus


Vi por primera vez Alien, el octavo pasajero hace un porrón de años, cuando era pequeña, y pasé un miedo horroroso. La vi sola una noche en que mis padres habían salido, mientras mi hermana pequeña dormía, y recuerdo que cuando acabó no me atrevía a recorrer el pasillo para ir hasta mi cuarto del miedo que tenía. Hasta el maldito gato me había puesto de los nervios, aquellos planos que lo enfocaban me habían convencido de que llevaba otro bicho dentro.

Pero está claro que el que un director haga una película extraordinaria, o incluso varias, no significa que todas sus películas lo vayan a ser, ni siquiera cuando retoma una vieja historia.

El primer Alien era una película pequeñita pero bien hecha. Una historia de terror con bicho en la que casi ni se veía el bicho, con lo que te lo podías imaginar mucho peor de lo que era y sufrir en consecuencia. En cambio Prometheus es una película grandotota y mal hecha, que hasta tiene sus momentos de no-te-lo-crees-ni-tú. Ojo que vienen spoilers.

La acción se sitúa antes de lo ocurrido en la primera película. Un grupo de arqueólogos descubren que en varios yacimientos o monumentos de distintas culturas se repite el mismo patrón de bolitas, que inmediatamente asumen que representan un sistema solar.  De ahí a asumir que los seres humanos hemos sido creados por una raza extraterrestre solo hay un paso, y lo siguiente es localizar ese sistema solar e ir allí a conocer a nuestros creadores.

La protagonista, Noomi Rapace (la chica de la versión estadounidense de Los hombres que no amaban a las mujeres), lleva una gran cruz colgada el cuello para que ni se nos pase por la cabeza que la expedición está formada por un grupo de malditos ateos, que alguien tuvo que crear a los creadores y “tienes que creer en algo”, cosa sabida por cualquiera. Yo por mi parte no considero que tenga obligación de creer en nada más allá de mi capacidad de raciocinio, pero así de rara que es una.

También tenemos a Charlize Theron todo el rato con cara de mala uva, luego nos enteramos que es porque lleva en la nave a su padre, que se cree que es Ponce de León y va a encontrar la Fuente de la Eterna Juventud. Tampoco me queda nada claro de dónde saca esa idea.

Para que no nos pensemos que hay alguna herejía en el planteamiento a los creadores alienígenas los llaman los “ingenieros”, y son unos tipos grandotes y musculosos, parecidos a los del partido neonazi griego pero con tecnología punta y casco. Para que la cosa sea más interesante, cuando la expedición llega a su planeta encuentran el cadáver de uno de ellos, todavía con ADN viable después de quien sabe cuantos miles de años. Lo comparan con ADN humano y resulta que ¡son idénticos! Detalles mínimos como por qué en la Tierra no medimos 2,30 m ni tenemos la musculatura de un miura también quedan sin aclarar.

Luego resulta que en ese planeta los ingenieros estaban fabricando a los bichos de las otras pelis de Alien, que salieron chungos y destruyeron a sus creadores, justo a tiempo porque pensaban traérnoslos a la Tierra para destruirnos. Tampoco se sabe por qué, tal vez en las próximas películas quieran aclarárnoslo. Y como los bichos de Alien son muy malos, dan lugar a unas cuantas escenas de muertes asquerosas, que es lo que hoy en día se considera cine de terror.

Una duda filosófica: ¿por qué será que cuando una película tiene versión en 3D suele ser un bodrio? Creo que la única excepción que se me ocurre es Up.

Total, que es una peli larga, lenta, a ratos muy aburrida y que no tiene el menor sentido. No quiero ni pensar en lo que va a hacer Ridley Scott con ese proyecto que tiene de retomar el universo de Blade Runner. Eso sí que va a ser una herejía.

Anuncios

4 pensamientos en “Prometheus

  1. Yo soy un enamorado de la saga, por lo cual estaba deseando verla. Y encima en un cine de HD nuevecito que han abierto en Cornellá, y para más inri, la entrada solo nos costó 4´50, que en estos tiempos es de agradecer. Estoy totalmente de acuerdo en los fallos que señalas, es más, pienso que la historia sin Charlize Teron hubiese sido la misma, amos, que sobra (eso sin mencionar que sufre la muerte más tonta del cine, por qué no corrió hacia un lateral?). Y lo de Guy Pierce, por qué no han usado a un actor viejo de verdad, en vez de maquillar a uno joven?, si hubiese rejuvenecido lo hubiese entendido, a no ser que lo hiciese y eliminaran esa escena. Pero en general me gustó bastante, me hizo pasar un rato entretenido y la disfruté, tal vez no esté a la altura de sus predecesoras, al menos de la primera y segunda, pero no me pareció tan horrible.

    • Pues a mí me pasa siempre que cuando quieren ponerse trascendentes y filosóficos para darle importancia a una historia que es puro entretenimiento (cosa que no tiene nada de malo), y empiezan a meter midiclorianos y tonterías, me aburro mogollón.

      ¡Lo del lateral también lo pensé!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s