El Caballero Oscuro: la leyenda renace


Batman nunca ha sido mi superhéroe favorito, yo siempre he preferido al Hombre de Acero. Batman no es más que un tío rico con gadgets molones, mientra que Superman puede volar, sin ortopedias ni nada. No hay comparación.

Pero reconozco que la trilogía de Batman que ha dirigido Christopher Nolan está muy bien. Son películas de acción bien hechas, entretenidísimas, no como el tostón de Spiderman que vi hace unas semanas, y hasta con argumento interesante. Y dado que en Alcalá no corremos el peligro de ser tiroteados en el cine, fue mi elección para intentar olvidar el final de mis vacaciones.

Esta tercera entrega me ha gustado incluso más que la anterior, con el tan aclamado Joker de Heath Ledger. Es verdad que estaba muy bien, pero es que a mí me daba una grima de muerte. El villano de esta entrega, Bane, es un tío bestia que te hace retorcerte en la butaca de angustia mientras le da una tunda a Batman. Es un villano de los que dan miedo, no pena.

Christian Bale hace un Batman estupendo, pero un Bruce Wayne aún mejor: atormentado pero elegante y sereno, y con un puntito de ironía que evita que sea un pavisoso. Y guapo de morirse, claro está.

Para tratarse de una tan larga, de más de dos horas y media, no se hace nada pesada, la acción te tiene en vilo todo el tiempo. La prueba es que teníamos al lado a tres niños, el más pequeño que no debía llegar a los 4 años; cuando los vi llegar me temí lo peor, pero estaba equivocada. Se pasaron toda la película quietos y en silencio, sin despegar los ojos de la pantalla, como si los hubieran narcotizado.

Anuncios

12 pensamientos en “El Caballero Oscuro: la leyenda renace

  1. Pues habrá que verla. A mí Batman sí que me gusta pues, a pesar de que tiene muchos gadgets y pocos poderes -si no contamos lo listísimo que es y la de dinero que tiene, poderes ambos . bastante interesantes- siempre me ha parecido interesante y misterioso.
    Un saludo.

  2. Yo he de confesar que miré el reloj un par de veces, y ya sabes lo que significa eso mientras ves una peli. Aun así me encantó, y es que me encanta la trilogía. Lo que no entiendo es cómo Morgan averigua el final que había arreglado el piloto automático, si se supone que el artilugio llevaba la bomba que explota (¿?)

    • Me parece recordar que un empleado le dice que Wayne lo había arreglado hacía meses, supongo que constaría en alguna parte que tenían una nueva versión del software

    • ¿Te parece demasiado pequeño para esa película o para ir al cine en general? A mí mi madre empezó a llevarme al cine a los dos años o así, y a los 6 me llevó a ver Blade Runner, así que no me escandalizo fácilmente.

      • Bueno, yo te lo digo desde el punto de vista de padre, el mayor mío tiene dos años, y es impensable que se quede quieto viendo una peli, mínimo hora y media. También será por que llevo muy a rajatabla eso de la clasificación por edades. A los cuatro años no me parece mal llevarlo al cine, pero obviamente no lo llevaría a ver Prometheus, más bien Piratas. Yo me críe en el campo, y desde siempre he presenciado como se matan gallos, pavos o cerdos, pero no por ello veo que sea correcto que todos los niños tengan que verlo ;o)

        • Me parece sensato que los padres sepan a qué clase de película llevan a sus hijos, y también si creen que el niño va a ser capaz de aguantar toda la peli sin dar la lata al resto de espectadores. Pero los que hacen la clasificación por edades tienen un criterio que no tiene por qué coincidir con el mío, creo que yo decidiría por mí misma lo que quiero que vean o no.

          El criterio de mi madre era muy sencillo: si la película es buena, adelante. Solo ponía pegas en ocasiones con el cine de terror, pero eso cuando era muy pequeña. O me decía que le parecía que me iba a aburrir porque el tema no me interesaba y si yo insistía podía comprobar que tenía razón.

          • Claro, claro, hasta ahí de acuerdo contigo, cada padre conoce a sus hijos y hasta dónde pueden llegar, pero discrepo en eso de los que clasifican por edades, por esa regla de tres, yo puedo dudar del criterio del que marca las velocidades máximas en carretera, y pensar que ese tramo donde pone 60 será para otros conductores inexpertos, yo por ahí puedo ir a 100. La única diferencia es que en el cine aun no multan por ello.

          • Hombre, yo creo que la diferencia está en que el exceso de velocidad produce muertes, mientras que si un niño ve una peli para la que es demasiado pequeño lo que va a pasar es que no la va a entender o le va a dar miedo. También depende de la madurez del niño, es como esos libros en los que pone en la tapa “a partir de 12 años”. Yo a los 12 años estaba leyendo El nombre de la rosa, y aquellos libritos me daban risa.

  3. Lo de la velocidad era un ejemplo igual algo drástico, pero a lo que voy es que has de reconocer que tu caso no es el habitual, ya que, aunque te conozco poco, y por lo que me cuentas, te considero una persona muy inteligente, y eso desgraciadamente, no es la tónica habitual. Tu madre te llevaría a ver Blade Runner por que te consideraría lo suficientemente madura como para apreciarla, y que algunas de las imágenes no te impactarían demasiado, o al menos no tanto como a cualquier otro crío de seis. Pero lo que pienso, que hoy en día, el padre que lleva a su hijo menor a ver una película adulta, no es por que lo considere a éste lo suficientemente maduro, sino todo lo contrario, su propia inmadurez. Creo que lo hace por egoísmo, y poder verla él, sin pensar, ya no en las consecuencias que podrá ejercer la cinta en el niño, ya que hoy están curados de espanto a través de la tele, sino el no pensar en que puede molestar a otros espectadores, por que desgraciadamente, en esta sociedad menos gente sabe lo que es la empatía, termino que ni la mayoría conoce, así que imagínate su significado.
    Yo soy consciente de que soy muy criticado en mis círculos cercanos por decir que no a cenas o reuniones familiares, por que soy férreo en lo que se refiere a que mis hijos estén en la cama a partir de las nueve y media/ diez. Así, que por ahora, que el mayor tiene dos años, no lo voy a meter en una sala hasta estar seguro de que disfrutará y no molestará al resto de espectadores. Y mira que con dos años ya tiene más de cien libros, y los que le gustan no son los de su edad, disfruta más con los de Phineas y Ferb y con Pablo Diablo, y ojalá a los doce años lo vea leyendo El nombre de la Rosa, libro que hoy en día no lo podrían leer ni la mayoría de los adultos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s