The Amazing Spider-Man


Cualquiera diría que esta película sería entretenida, ¿verdad? Un montón de acción trepidante en el que el bien siempre triunfa para pasar una tarde agradable y divertida. Así que ayer nos fuimos a verla, convencidos de que, aunque no sería una obra maestra del cine, lo íbamos a pasar bien.

Pues no. De alguna forma el director Marc Webb se las ha arreglado para convertirla en un tostonazo interminable.

Solo han pasado 10 años de la primera película de Spiderman, y me parece que 5 desde la última, pero en Hollywood han considerado que ya era hora de volver a empezar y nos vuelven a contar la historia desde el principio. Pero despacio.

Peter Parker es un alumno de instituto, un chico tímido con su cámara de fotos al que de vez en cuando le zurra el matón de la clase. Intentando averiguar algo sobre su padre, un científico desaparecido años atrás, visita el laboratorio de su antiguo colaborador, y allí le pica una araña alterada genéticamente. Para llegar a este punto de la narración pasa como media hora de película. Y unos 45 minutos hasta que Spider-Man empieza a columpiarse de edificio en edificio con su tela de araña.

Vale que hay que darle un poco de contexto a los personajes, pero esto es una peli veraniega de acción y entretenimiento, no Los hermanaos Karamazov. El problema de las películas de súper-héroes últimamente es que todos los directores se creen que son Ang Lee haciendo Hulk, y seamos sinceros, qué más quisieran.

Después de esa introducción tan larga y lenta hay un rato de acción, lucha contra el malo, ese momento en que Spider-Man se da cuenta de que tiene que proteger a los inocentes y no solo buscar al asesino de su tío, más acción y lucimiento de las posturas típicas de nuestro héroe, el cameo obligatorio de Stan Lee y, por fin, el final. ¡Solo que el final es otra vez larguísimo! Parece que no se acaba nunca, sigue y sigue y cuando parece que ya se va a terminar todavía hay otro poco más. Tanto es así que después de los títulos de crédito hay una escena, supongo que para preparar la secuela, y digo supongo porque estábamos tan hartos que nos fuimos sin verla.

Menos mal que la vimos en 2D, porque aguantar semejante tostón con gafas ya habría sido el colmo.

Por cierto, el actor que interpreta a Spider-Man, Andrew Garfield, es igualito a mi primo Fernando.

Andrew Garfield

Mi primo Fernando

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo creo que es más guapo mi primo.

4 pensamientos en “The Amazing Spider-Man

  1. ¡Vaya! ¿Entonces para que la hicieron si es mas de lo mismo? Pensé que la historia continuaría a la saga. Espero que al menos mi hijo se divierta.¿Habrá explosiones y tiros? ¡Eso le encanta! Tu primo es muy parecido,increíble. Pero sí. Mucho mucho mas lindo. Besos. Que pases una linda semana.

    • Hay escenas de acción, persecuciones y peleas, pero en general se me hizo bastante lenta. Espero que a tu hijo le gusta de todas formas.

  2. Pingback: El Caballero Oscuro: la leyenda renace « Diario de Lectura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s