“La estación de la calle Perdido”, de China Miéville


Parece que hace un siglo que no publico nada, pero entre que este libro es bastante largo y que he pasado dos fines de semana ocupada, la lectura se ha prolongado bastante.

Ya había hecho otro intento de leer esta novela, pero abandoné nada más empezar. Sin embargo, mi tocayo sigue siendo uno de los escritores de ciencia-ficción mejor considerados del momento, así que pensé en probar con otra de sus novelas, El Consejo de Hierro, que también tiene muy buenas críticas. Pero resulta que es la tercera parte de la historia que empieza en La estación de la calle Perdido, con lo que mi TOC se impuso y volví a empezar con este libro.

En una ocasión vi una entrevista con el autor, y a diferencia de la mayoría de escritores de c-f, tipos delgaduchos, con gafas y pinta de que les zurraban cosa mala en el colegio, China Miéville parece un estibador de puerto irlandés, muy capaz de ser él el que da las zurras. Y además es marxista y se llama igual que yo, así que tenía que leerlo.

Se trata de una historia de terror con bicho, pero bicho terrorífico de verdad, puesto que se alimenta de pesadillas. Y las exuda y deja caer sobre la ciudad llena de nuevas víctimas, no solo humanos, sino también los seres de las otras razas inteligentes que habitan la ciudad-estado de Nueva Crobuzón. Estas razas de Xenianos están descritas con gran nivel de detalle, en algunos casos hasta resultar desagradable.

Es con uno de estos xenianos, un Garuda, que es una especie de hombre-pájaro, con quien empieza toda la historia. Es un exiliado de su pueblo a quien le han cortado las alas como castigo por un crimen, y acude a Nueva Crobuzón en busca de un científico que lo devuelva a los cielos. Este científico, Isaac, es quien desencadena toda la serie de acontecimientos más o menos fortuitos que constituyen la trama.

Esta novela pertenece a lo que llaman el New Weird, una especie de mezcla de ciencia-ficción con elementos de magia y terror, y una pizca de ficción especulativa. Se supone que es un género muy nuevo, pero a mí me ha recordado bastante a Lovecraft, con sus largas descripciones y su ritmo lento. A veces diría que demasiado lento, la novela es larguísima con sus casi 600 páginas, y en mi opinión se podría haber reducido bastante, haciéndola más ágil. Pero aun así es una historia absorbente y muy recomendable.

Por supuesto, tiene los que parecen inevitables errores de traducción y edición tan comunes hoy en día. ¿Es que ya no hay correctores en las editoriales? Da la impresión de que es un trabajo que hace un becario mal pagado, o nadie.

2 pensamientos en ““La estación de la calle Perdido”, de China Miéville

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s