“Baking Cakes in Kigali”, de Gaile Parkin


Hace ya tiempo que una amiga me regaló este libro, cuando empecé a viajar a Ruanda, y lo he ido dejando para un momento en que estuviera menos saturada del tema. El año pasado fui cinco veces a Kigali, y en total pasé allí casi 6 meses, pero no he vuelto desde diciembre, y parece que no me tocará ir hasta dentro de por lo menos dos meses más, así que me he animado por fin a leer esta novela, ya con un poco de distancia.

La protagonista de la historia, Angel Tungaraza, es una mujer de Tanzania que vive en Kigali por el trabajo de su marido, junto con sus cinco nietos, ya que sus dos hijos han muerto. Angel tiene un negocio de pasteles para ocasiones especiales, y a través de sus clientes y sus encargos va contando anécdotas de la vida cotidiana de los ruandeses. La historia transcurre aproximadamente en el año 2000, sólo seis años después del genocidio, por lo que muchas de las historias están relacionadas con aquello. Otras con el problema del SIDA, al que llaman simplemente “el virus”, o con las diferencias culturales con los blancos o entre los africanos de los países vecinos.

Bodas, bautizos o simples reuniones de amigos pueden ser motivo para encargarle una de sus coloridas tartas a Angel, y de paso contarle algún problema y escuchar su consejo. Un soldado que busca novia, una estadounidense que se aburre con las limitaciones que le impone su marido, una enfermera que atiende a enfermos de SIDA… Todos le confiesan sus secretos a Angel, de forma parecida a lo que le ocurre a Mma Ramotswe en The Nº1 Ladies’ Detective Agency, aunque en ese caso tenía sentido que le contasen cosas puesto que se trataba de una detective privado y no de una pastelera. Angel siempre da la respuesta correcta, siempre compasiva y sabia, pero no se nos da ninguna explicación de cómo esta mujer ha llegado a convertirse en ese pozo de ecuanimidad.

En general casi todos los personajes son positivos, incluso los blancos, aunque sí que se dice que todos los mzungus tienen demasiado dinero, y por lo tanto es justo cobrarles mucho más por cualquier producto o servicio, cosa que me saca de quicio porque yo he tenido que sufrir en persona el mzungu price. Pero aparte de eso todo es excesivamente alegre y apacible, y aunque se tratan temas muy serio, se hace por encima, sin entrar en el meollo ni dar realmente una opinión. El genocidio fue una cosa terrible, pero qué bien nos llevamos todos ahora; el SIDA está diezmando África pero estas enfermeras tan majas explican a las niñas cómo protegerse (pero no cómo protegerse del contagio por sus maridos); las hijas no son más que un gasto que hay que recuperar con una buena dote, pero qué modernos somos que aún así las mandamos al colegio. Todo es superficial y demasiado buenrollista, y la estructura es muy repetitiva: llega un cliente a encargar una tarta y de paso le cuenta su historia a la pastelera, que escucha y aconseja.

Otra cosa que noto es que la autora no es ruandesa, ni habla kinyarwanda, por lo que se echan en falta las expresiones en esa lengua. La protagonista habla swahili e inglés, y eso es lo único que sale en la novela. Parece mentira que en una historia que transcurre en Kigali no haya ni un Amacuru! Sí que usan, todos los personajes, la expresión “eh”, que mis compañeros y yo siempre discutimos si quiere indicar conformidad, profundo desacuerdo o total indiferencia por lo que se les está diciendo.

Y he reconocido muchos de los lugares mencionados, como el distrito de Nyamirambo, o las casas de cambio del centro, que tienen gente en la calle que te rodean en cuanto bajas del coche para convencerte de que tienen el mejor cambio. Me ha hecho mucha gracia que hablen del Flamingo, uno de los restaurantes chicos que solemos frecuentar, y mi favorito. Pero en general me ha parecido una visión muy simplista y positivista del lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s