“Pórtico”, de Frederik Pohl


Tengo una opinión ambigua respecto a este libro. Es bueno, no voy a negarlo, y la idea es muy original: en un futuro de superpoblación y miseria en el que no parece haber ningún tipo de protección social, los humanos descubren la tecnología de los Heechees, desaparecidos hace siglos, que no comprenden pero que utilizan. El descubrimiento más importante es Pórtico, una especie de estación espacial llena de naves Heechees pre-programadas. El protagonista es uno de los prospectores que se embarcan en esas naves para descubrir si hay algo aprovechable en esos destinos. Muchos no regresan nunca, y otros lo hacen muertos, pero para los pocos supervivientes, la recompensa puede ser como ganar la lotería.

La narración se desarrolla en dos líneas temporales, alternando un capítulo para cada una. En el presente, Rob asiste a sesiones de terapia con un ordenador-psicólogo, un holograma al que le cuenta sus sueños y que intenta hacerle enfrentarse a sus neurosis. Entre sesión y sesión, el mismo Rob cuenta su llegada a Portico, su terror a embarcarse, sus viajes y finalmente el descubrimiento que le da su fortuna. Todo muchísimo más interesante que el rollo freudiano de la terapia, que la verdad es que resulta un poco lento.

Ya digo que la novela es buena, pero todo el rato he tenido la sensación de que estaba esperando un gran acontecimiento que nunca llega. El viaje de descubrimiento que le da a Rob su fortuna resulta anticlimático por su poca importancia. Y tal vez sea idea mía, pero los personajes femeninos, por algún motivo, tal vez por la facilidad con la que caen en la cama del protagonista, me hacen pensar en Heinlein, un escritor que odio a muerte.

Total, que es un libro que empieza con mucha fuerza y que plantea ideas originales e interesantes, pero que en mi opinión se queda a medias.

Anuncios

3 pensamientos en ““Pórtico”, de Frederik Pohl

  1. Es verdad, te pasas el tiempo esperando descubrir algo más sobre los Heechee, pero esa explicación nunca llega. Los demás libros de la serie sí que explican algo más, pero no me gustaron tanto como este. La segunda parte, precisamente la continuación de esta, es la que menos me gustó.

  2. Creo que la gracia del libro es precisamente que el tema Heechee es el macguffin y que hace avanzar la trama sin ser nunca totalmente revelado. Es lo que sostiene el deseo del lector. Pero el clímax, allá donde todo se dirige, es la revelación de Rob de que el origen de su fortuna se encadena al sacrificio de su novia, hecho inaugural que anuda un gran pesar,.

    Concuerdo con Manu, la secuela es de bastante peor calidad que Pórtico. Y creo que en parte es porque se revela la realidad heechee, se levante el telón, sin ofrecer un sustituto que sostenga el deseo del lector.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s