“A Spell For Chamaleon”, de Piers Anthony


Sigo con la lista de David Brin de novelas de ciencia-ficción, y debo decir que estoy MUY cabreada. Según Brin se trata de una fantasía en clave de humor sobre un país en el que todos sus habitantes tienen poderes mágicos excepto uno, nuestro protagonista. Hasta ahí estamos de acuerdo.

Pero además contiene uno de los mensajes machistas más ofensivos que me he encontrado desde que tiré por última vez contra la pared Forastero en tierra extraña.

Advierto que va a haber spoilers, pero es estrictamente necesario, para que pueda echar pestes.

El protagonista, Bink, está a punto de cumplir 25, así que se le acaba el plazo para descubrir cual es su poder mágico, o tendrá que irse al exilio y ya no podrá casarse con su novia. Para evitarlo, decide ir a ver al mago Humphrey y pedirle que le ayude a averiguar si tiene magia. Empieza el viaje iniciático, bla, bla, bla, aventuras a montones, el chico que se hace hombre, aunque yo diría que ya tiene una edad como para no andarse con chorradas, y todo lo normal en este tipo de historias.

Pero la cosa tiene miga. Porque durante su viaje, Bink conoce a varias chicas: una es una belleza pero totalmente carente de inteligencia, otra es mona y bastante lista, y la última es horriblemente fea y muy lista. Y resulta que las tres son en realidad una misma persona: Chamaleon, una chica que más que tener poderes mágicos resulta ser una criatura mágica en si misma que en un ciclo de un mes va cambiando de fea a hermosa y de inteligente a tonta. Y a Bink le parece que ha encontrado a la mujer de su vida, porque a él lo que le gusta es la variedad. Está bien que una chica sea lista, pero tan fea, no se puede aguantar. Y cuando es tan guapa está bien para un revolcón, aunque sea más simple que una mata de habas. Su novia anterior era guapa e inteligente, pero esa combinación tampoco le parece bien, porque resultó ser también astuta, calculadora y desleal.

Y que no se nos olvide, por si fuera poco, ambos están a punto de morir en el duelo final por culpa de Chamaleon, porque ya se sabe que las chicas tienen que ir al baño con frecuencia. No solo es estúpida sino que no controla sus esfínteres. Un bebé, vamos.

Yo no voy por ahí buscando activamente cosas con las que ofender mi sensibilidad feminista, leo ciencia-ficción y novela fantástica desde que tengo uso de razón, y sé que suelen estar dirigidas a un lector masculino. Pero la idea de que una mujer guapa tiene que ser estúpida, o una chica inteligente, fea, ya es lo bastante insultante sin tener que añadir que las chicas guapas y listas son malvadas. Desde luego, nunca nos dicen sin Bink es guapo o feo. Sabemos que es inteligente, leal y sincero, y se considera que con eso ya no importa si es una belleza deslumbradora o feo como un susto. Pero claro, siendo hombre, no tiene que ir al baño cada 10 minutos y eso lo compensa todo.

Anuncios

5 pensamientos en ““A Spell For Chamaleon”, de Piers Anthony

  1. No es por defenderlo, pero me gustaría entender mejor qué es lo que te parece mal. ¿Estaría mejor si cambiase de tonta y fea a guapa y lista, o se trata simplemente de que cambie, independientemente de cómo lo haga? ¿El que tenga que ir al baño se asocia simplemente a que sea una chica, o a que esté en su etapa tonta?

    ¿Cómo se describe la actitud del protagonista hacia la chica en sus distintas etapas? ¿Cual es el resultado de esa actitud? El mensaje no es el mismo si al final del libro esa actitud negativa es castigada o censurada de alguna forma.

    • El protagonista está encantado. Cuando la chica es lista le parece de lo más interesante y le gusta, pero claro, es tan fea que no la tocaría ni con un palo. Pero tampoco le gustaría que fuera siempre así, cree que se aburriría. Cuando es guapa, le parece estupenda, y es el momento ideal para un revolcón, que para eso le da igual que sea estúpida. Pero también se cansaría pronto. Podría decir que la fase intermedia es la ideal, que es cuando no es ni fea ni estúpida, pero tampoco, que también se aburriría. Y para que no pensemos que el autor está insinuando que una mujer no puede ser a la vez guapa e inteligente, la antigua novia del prota lo es. Pero también es calculadora y desleal.
      Y al final, como premio, los dos se casan y son felices para siempre.

      En cuanto a lo del baño, cito textualmente:
      “Chameleon, like most girls, had to answer calls of nature frequently, particularly when she was excited. She went behind a harmless mock-tentacle banyan tree, gave one little gasp of alarm, and disappeared.”

  2. Vale, la cita que pones lo aclara. Además es curiosa, porque ese es un estereotipo que creo que no había visto nunca.

    Por cierto, ¿dirías que este libro está pensado para chicos adolescentes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s