“The Postmistress”, de Sarah Blake


Desde que salí de casa la madrugada de ayer para coger el taxi al aeropuerto hasta que llegué anoche a mi destino pasaron 16 horas, tiempo más que de sobra para terminar los dos tercios que me quedaban de este libro.

Las protagonistas de esta historia son todas mujeres, empezando por la jefe de correos del pequeño pueblo al que llega Emma Fitch, recién casada con el doctor local. La tercera es Frankie Bard, una periodista estadounidense cuya voz les llega a través de la radio desde la Batalla de Inglaterra. Se supone que ella es quien cuenta la historia, sobre una jefa de correos que retenía cartas a propósito. Luego parece que la autora se olvida y cambia el punto de vista narrativo, porque cuenta cosas que la periodista no podía saber. Ni siquiera se llega a saber cómo se entera de lo de las cartas retenidas.

La novela empieza un año antes del ataque a Pearl Harbour, y termina justo antes, en el último año antes de que los EEUU entraran en la Segunda Guerra Mundial, y cuando ya mucha gente sentía que tenían el deber moral de unirse a los Aliados. Entre ellos el doctor, que se marcha a Londres para ayudar a atender a los heridos de los bombardeos. Allí se encuentra con la periodista, pero el asunto se limita a una conversación de unos minutos.

La verdad es que toda la historia es bastante deslabazada. Empieza con la cartera, que es una mujer de unos cuarenta años, yendo a un médico para que le de un certificado de virginidad, para dárselo al hombre que ha empezado a interesarse por ella. Ante el desconcierto del médico, que no puede comprender para qué quiere algo así, ella le dice que “cualquier hombre querría saber que es el único”. Ojiplática me quedo. Por suerte el hombre en cuestión es bastante más sensato y cuando ella le entrega el certificado que dice que está “intacta”, le contesta que él en cambio está ya bastante estropeado. Pero ese tema también queda en nada, no aporta nada a la historia.

La esposa del doctor, como es lógico, vive angustiada y llena de preocupación por su marido, pero eso tampoco se desarrolla demasiado. Lo más interesante es la descripción de la vida durante los bombardeos que hace la periodista, y más tarde de la desesperación de los miles de judíos que vagan por Europa intentando huir del genocidio. Pero claro, es fácil conmover con algo tan trágico, y además verídico.

Tengo la impresión de que la autora tenía varias ideas, pero no supo desarrollar ninguna. No lo recomiendo, ni siquiera como lectura rápida. Con este marco histórico y en plan costumbrista, me quedo mil veces con El regreso, de Rosamunde Pilcher.

Anuncios

Un pensamiento en ““The Postmistress”, de Sarah Blake

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s