“Shakespeare: The World As Stage”, de Bill Bryson


Hay muy pocos datos comprobables sobre William Shakespeare, como este libro repite en numerosas ocasiones. Aparte de su lugar de nacimiento, su matrimonio y la fecha de su muerte, en la mayoría de los casos las pruebas son contradictorias. Empezando por su propio nombre, que figura en un documento escrito tres veces de su puño y letra, cada una con una ortografía diferente de la anterior, y todas ellas distintas de la grafía que consideramos la correcta hoy en día.

Bill Bryson recoge toda la información y desinformación que  hay sobre Shakespeare y nos hace un resumen, en el que en realidad lo que más hay son datos que se ha comprobado que eran erróneos, o que son imposibles comprobar, o que son más bien lo que al biógrafo de turno le habría gustado que fuera cierto.

Desde su nacimiento hasta su muerte, pasando por los años desconocidos de su vida y los años de gran éxito en la corte de Isabelina y después en la Jacobina, aparentemente todo lo que se conoce o se supone sobre Shakespeare está resumido en este libro, así como el debate, surgido en el siglo XIX y que continúa hoy en día, sobre si realmente fue él quien escribió sus obras. Según Bryson, esto último es absurdo, y da razones que parecen sólidas para descartar que otro autor o grupo de autores pudieran haber sido los auténticos creadores de esas obras.

Ha sido interesante, pero he echado de menos un mayor análisis de las obras en sí, así como del impacto que han tenido en la literatura durante todos estos siglos. Y no solo en la literatura, sino también en el cine. Pero en fin, supongo que no se puede pedir más. Se trata de un libro cortito, ameno y que se ciñe al tema: ayudarnos a conocer un poco mejor a William Shakespeare, o al menos a comprender por qué sigue siendo un gran desconocido.

Anuncios

2 pensamientos en ““Shakespeare: The World As Stage”, de Bill Bryson

  1. Tiene que estás interesante, pero a mí también me gustaría saber algo más sobre sus obras, pero no un análisis demasiado detallado. Prefiero las curiosidades y cosas más mundanas, como por ejemplo cuántas de ellas eran originales y cuántas no. Tengo entendido que muchas eran historias antiguas o leyendas que él reescribía, aunque al parecer era una práctica común en su época. O en su país en su época. No lo sé muy bien.

    • Sí, cuenta alguna cosa así, pero no entra en muchos detalles. Supongo que en realidad tampoco los hay, las obras de Shakespeare fueron de las pocas de la época que han llegado a nuestros días, así que tener además anécdotas sobre el proceso creativo y cosas así sería demasiado pedir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s