“Tigana”, de Guy Gavriel Kay


Las provincias de la península de La Palma sufren bajo la tiranía de dos brujos invasores: Alberico, general barbadio, y Brandin, Rey de Ygrath. Pero ninguna sufre tanto como la provincia de Tigana, pues sus habitantes, al oponerse a la invasión, mataron al hijo de Brandin. La venganza del Rey consiste no solo en arrasar el territorio y masacrar a la mayoría de sus habitantes, sino que lanza una maldición que hace que nadie pueda escuchar el nombre de Tigana o de sus ciudades más que los pocos nacidos allí que sobreviven.

Casi veinte años después, el príncipe heredero de Tigana está listo para enfrentarse a Brandin e intentar romper la maldición, pero sabe que si derrota a un tirano será inmediatamente sustituido por el otro. Es necesario acabar con ambos a la vez.

La ambientación, gracias sobre todo a los nombres de lugares y personajes, es como de una especie de Italia medieval, con sus olivos y todo, aunque nos dejan saber muy sutilmente que está en el hemisferio sur (la nieve disminuye al ir hacia el norte).

La historia está bien, aunque a ratos se hace un poco lenta y repetitiva. No hace falta repetir tantas veces lo mucho que sufren nuestros héroes cuando dicen “Tigana” y nadie es capaz de entenderlos, ni lo vengativo y malvado que es el tirano. Y la batalla final tarda demasiado en producirse.

Pero por lo demás, resulta bastante entretenida. La música es un elemento importante en la historia, como ya lo era en la saga de El tapiz de Fionavar, del mismo autor. Por cierto, que se menciona Fionavar como un mundo paralelo en el que podrán renacer algún día. También es interesante la mitología de este mundo, con una tríada de dioses, un dios masculino, su hermana-esposa (griiiima) y su hija. Una vez se celebra la muerte del dios a manos de ambas diosas, que lo devoran, y su renacimiento, como alegoría de la primavera.

Y ahora voy a darme un pequeño descanso de fantasía y ciencia-ficción. En lo próximo que lea no va a haber nada sobrenatural y venido del espacio.

Anuncios

3 pensamientos en ““Tigana”, de Guy Gavriel Kay

  1. No sé porqué, pero me parece un libro juvenil ¿no?. Quizá los nombres de los personajes y lugares. Sí parece que sea una buena historia, pero si resulta lenta termina aburriéndome. Me resulta curioso lo de los dioses Madre, Hija y Padre.Sigue el patrón (algo afeminado) de las mitologías griega (Horus, Isis y Osiris) o cristiana (Diós padre, Jesús y María. En este caso tan masculino que María no tiene divinidad y la sustituye en la terna una paloma -supongo que macho-).
    Lo que no termino de entender es porqué sufren los habitantes de Tigana cuando nombran su provincia y nadie oye esta palabra. Yo hubiera cambiado el nombre de mi país, ciudad o provincia 😉

    • Creo que hay demasiado sexo para ser una novela juvenil. Ojo, que tampoco es en plan Harlequin, no te creas, pero es más de lo que se suele considerar apropiado para quinceañeras.
      En cuanto a los dioses, tienes razón, me recuerda sobre todo a Osiris, que si no recuerdo mal era despedazado para después resucitar.

      A Tigana le cambian el nombre, pero la cuestión es que la maldición no sólo impide que los demás oigan la palabra, sino que borra de su memoria toda su existencia. La historia, las costumbres y la cultura de todo el pueblo son borradas por completo, de ahí que sufran tanto. Aunque tienes razón, es un poco exagerado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s