El origen del Planeta de los Simios


En el cine de hoy en día te lo explican todo. Cada detalle, cada giro en el argumento, si es que hay alguno porque tienden a ser bastante simples, todo está bien clarito, no vaya a ser que seamos demasiado tontos para sacar nuestras propias conclusiones. Por eso, después de masacrar El Planeta de los Simios en una nueva versión que no le llegaba a la altura del zapato a la de Charlton Heston, ahora nos traen la precuela, para aclararnos que sí, el Planeta de los Simios no es otro planeta sino el nuestro, en un futuro no muy lejano.

La explicación es muy sencilla: un laboratorio que busca una cura para el Alzheimer está probando su nuevo fármaco en chimpancés, con resultados sorprendentes, ya que parece desarrollar su inteligencia muy por encima de la humana. Yo sé de mucha gente que no sabría resolver las torres de Hanoi, y menos a esa velocidad.

Desgraciadamente, los científicos no se dan cuenta (!!!!) de que la chimpancé de sus estudios estaba embarazada, ni tampoco lo notan cuando pare a su cría en la jaula, una cosita ideal de la muerte y requete-listo gracias a la medicación suministrada a su mamá. Pero la madre, al tener cría, se vuelve agresiva y ataca a sus cuidadores. De una forma bastante tímida, diría yo, por lo que yo sé un chimpancé es capaz de arrancarte la cara de un mordisco, no se limitan a tirarte al suelo de un porrazo.

Total, que se abandona la investigación y se sacrifica a los simios (que no monos), excepto a la cría, porque es tan lindo que a su cuidador le da pena, y se lo entrega al científico responsable. Que tampoco abandona del todo porque su padre padece alzheimer (motivación!), así que le pone unas dosis, así, sin probar efectos secundarios ni nada, y cría al chimpancé, César, como si fuera un niño.

Los años pasan, la cura no es tan buena como parecía pero la investigación se reanuda, y César crece, mogollón. Ya no es una criatura adorable, sino un chimpancé con unos dientes de 5 cm y fuerza suficiente como para arrancarte un brazo y pegarte con él.

A partir de ahí empieza la rebelión, porque a César no le hace gracia que lo lleven sujeto con correa ni que lo encierren, y como es más listo que los humanos, no es buena idea cabrearlo.

La cosa es de mucha acción, mucho salto de rama en rama y en realidad poco o ningún argumento. Lo mejor, el flash en las noticias del lanzamiento de la nave Icarus, en la que debería ir Charlton Heston, y la actuación digitalizada de Andy Serkis en el papel de César, aunque la verdad es que estaba mejor como Gollum.

Y la verdad, prefería el final de la peli original, con Heston maldiciendo desesperado, a veces la intriga es mejor que la certeza.

 

Anuncios

10 pensamientos en “El origen del Planeta de los Simios

  1. De hecho la única cosa que me gustó de la película nueva del Planeta de los Simios es que puso de manifiesto una de las hipótesis sobre el viaje del tiempo que es que una cosa es que vayas al futuro y otra que puedas volver al punto de partida, cosa que no es nada obvia ya que en cada instante se generan millones de decisiones que definen el futuro y un pequeño cambio lo cambia drásticamente. Basta que al volver no se siga el camino de forma exacta para hallarse en un pasado totalmente diferente pero que, curiosamente, converge igual en el mismo punto. Es como una red causal de infinitas ramificaciones. Y siempre que he visto la película no hay manera de que la gente lo entienda.

    No he visto esta pero tampoco tenía muchas espectativas teniendo en cuenta que es la típica peli efectista para el verano.

    • Tienes razón en lo de los viajes en el tiempo, en general ignoran por completo el tema de las paradojas temporales. Pero hace poco leí un libro en el que hacen todo lo contrario, se lanzan a fondo a discutirlas con auténtico disfrute, te lo recomiendo. Es Pathfinder, de Orson Scott Card. Creo que te gustaría.

  2. A mí me gustó mucho la de Charlton Heston (mucho más que la otra), pero el libro es mucho mejor. Y no acaba exactamente igual. Si alguien no lo ha leído, se lo recomiendo.
    Esta no creo que la vea, salvo que cuando la pasen por la tele no tenga nada mejor que hacer.

  3. a mi me gusto muchisimo la pelicula. Hacia tiempo que no me divertia tanto. Me hizo recordar que el cine es sobre todo divertimento(tal y como Melies entendia el arte). Tu comentario puede ser muy simplista si se tiene en cuenta que la pelicula funciona como una parábola de nuestro comportamiento como especie “superior”. Hemos domesticado y hemos masacrado infinidad de animales solo por nuestro afan consumista. Todos los años se experimenta con pobres criaturas indefensas en laboratorios para que a nosotros no nos afecten los insecticidas, los antiarrugas y los antiedad.
    Vayamos con cuidado. No seamos tan pedantes.
    La tierra permanece, como escribio Steward. Como especie solo somos destructores. A fin de cuentas para que la vida siga adelante sin nosotros solo se necesitan bacterias, como escribió Bester en un celebre cuento.

    • Estoy de acuerdo en que, como divertimento puro y simple, no está mal, pero me sigue pareciendo que el argumento es bastante chorras y que está lleno de lagunas, por no decir errores. Que un montón de científicos no se den cuenta de que la chimpancé principal objeto de su estudio está preñada me parece increíble. Y que el director del estudio le administre a su propio padre un medicamento que no se ha probado nunca en humanos es directamente criminal.
      Que conste que nunca se dice que esté mal experimentar con animales, de hecho el único sitio donde se ve que se maltrate a los simios es en el refugio. Yo, por mi parte, estoy totalmente a favor de la existencia de antibióticos, y aunque quiero que se les evite a los animales todo el sufrimiento posible, sobre todo a aquellos que tienen inteligencia, también quiero que siga avanzando la medicina.
      Y me parece que estás siendo injusto, pedante sería decirte que se escribe Méliès.

  4. Qué budín de peli, qué plata más tirada! Y con esos científicos de pacotilla sin método ni normas, pretenden que yo acepte alegorías tan gruesas? O de verdad es una parábola y encima tengo que aceptar un fin didáctico?

  5. Durante la primera mitad del metraje la peli es muy interesante (rollito cinentífico y tal). Pero poco a poco se va conviertiendo en un mero homenaje al 3D, en un alarde de artificios y acción.
    Explica cómo los simios alcanzan una inteligencia equiparable a la humana, pero eché en falta un poco de explicación, de detenimiento en el exterminio de los hombres.
    Tal vez haya segunda parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s