“A Dance With Dragons”, de George R. R. Martin


Por fin, por fin, por fin ha salido el quinto libro de Canción de Hielo y Fuego. Seis años después de la publicación de Festín de Cuervos, y con cinco años de retraso, al fin cayó en mis manos A Dance With Dragons. Hay quien dirá que mereció la pena la espera, y no voy a decir que no sea así porque verdaderamente es estupendo, pero estoy segura de que lo habría disfrutado igualmente en 2006, cuando estaba previsto.

Volvemos a los personajes que estuvieron ausentes en el tomo anterior, pero sin abandonar del todo a los demás, y aparecen muchos personajes nuevos, casi todos al otro lado del Mar Angosto. Allí las cosas están moviditas para Daenerys, a la que le salen pretendientes de hasta debajo de las piedras. En el Muro también está la cosa chunga, aunque la situación con los salvajes se ha calmado siguen esperando en cualquier momento un ataque de Los Otros. Y en los Siete Reinos parece que no terminan de resolver los últimos flecos de la guerra, y la paz del Rey Tommen es, como poco, inestable.

También vuelven los dornienses. Me encanta el lema de su casa, aunque no me gusta como lo han traducido: Nunca doblegado, Nunca roto. En ingles es Unbent, Unbowed, Unbroken, que viene a ser No se dobla, No se inclina, No se rompe. El príncipe de Dorne, a quien todo el mundo toma por un tipo débil e indeciso, resulta ser un hombre taimado y astuto dispuesto a esperar lo que haga falta para obtener su venganza, perfectamente cómodo viviendo en una eterna conspiración.

Empecé el libro en cuanto salió, y avancé a buen ritmo, a pesar de mi viaje a Ruanda y de la sobrecarga de trabajo que tuve. Por una parte estaba impaciente por terminarlo, pero por la otra sabía que cuanto antes acabase más tiempo tendría que esperar por el siguiente tomo. Finalmente ganó la curiosidad, y contaba con terminarlo el sábado, durante mi viaje de vuelta, ya que me faltaban poco más de 200 páginas. No voy a desvelar nada, pero pasa una cosa en el libro que me dejó tan consternada que tuve que parar de leer durante varios días.

Hoy lo he terminado mientras esperaba en la peluquería, y si no llega a ser porque me aburría horrores no me habría animado a seguir la lectura todavía. El final, comparado con el sofocón que acababa de pasar, resulta tranquilo, pero es por contraste. En realidad está a la altura de los de los libros anteriores, y te deja con unas ganas enormes de seguir leyendo. Cosa que no va a pasar en una buena temporada, me temo.

¡George! No nos hagas sufrir más, por favor. Trabaja mucho, escribe deprisa y déjate de zampar hamburguesas, que te va a dar un chungo y aún te faltan dos libros enteritos. ¡Consumo responsable!

Anuncios

Un pensamiento en ““A Dance With Dragons”, de George R. R. Martin

  1. Pingback: Abandono: “Una canción para Lya” « Diario de Lectura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s