“El rostro de un extraño”, de Anne Perry


Primera novela de la serie de William Monk, detective de la policía londinense durante la época victoriana.

Había leído otra novela de esta escritora, de la serie de Thomas y Charlotte Pitt, y he encontrado ésta muy parecida. El héroe es un policía, lo que en la época victoriana se consideraba poco más que un criado, pero mucho menos que un caballero. También tenemos una heroína, Hester Latterly, una joven de buena familia pero con ideas propias, lo que la ha llevado a algo tan poco apropiado como trabajar de enfermera en la guerra de Crimea. En este primer libro de la serie es cuando se conocen los dos y la primera impresión es de mutua antipatía, aunque está claro que habrá romance, igual que ocurre con los Pitt.

La originalidad de esta novela está en que comienza con Monk despertándose en un hospital tras un accidente, con una amnesia total, sin reconocer ni siquiera su propia cara. Durante el desarrollo de la historia va recobrando pequeños fragmentos de memoria, pero en general su desconocimiento de su pasado es total. Y en este estado tiene que investigar el asesinato de un caballero al que han machacado la cabeza a bastonazos, un caso con grandes posibilidades de escándalo para la noble familia del muerto, por lo que un error por parte de Monk lo llevaría a un despido fulminante. De hecho, esa es la razón por la que su superior, que no lo puede tragar, le asigna el caso.

Por algún motivo que se me escapa totalmente, Monk se niega a revelarle a nadie su amnesia. No sé, tal vez esté relacionado con esa característica masculina de no pedir indicaciones cuando se pierden, pero en mi opinión las cosas le resultarían mucho más fáciles si no tuviera que fingir que sabe de lo que le están hablando.

El misterio está bastante bien llevado, aunque hay cosas que se ven venir. Lo mejor es la introspección de Monk y el análisis que hace de su propia personalidad, como si fuera la de un desconocido. Y la conclusión a la que llega es que no se gusta demasiado. Tal vez eso lo lleve a cambiar en las siguientes novelas de la serie, pero en este relato no llega a producirse. La verdad es que el final es muy abrupto: se resuelve el caso y fin, sin rematar las tramas secundarias, como el posible romance con Hester o la malísima relación con su superior.

Pero lo que de verdad da escalofríos en esta historia es su autora. Anne Perry es la típica escritora de misterios que está presente en todos los aeropuertos, pero antes de eso fue conocida por algo más siniestro: ella y su amiga Pauline Parker asesinaron a la madre de ésta golpeándola con un ladrillo. Así que la descripción del cadáver, asesinado a bastonazos, resulta mucho más siniestra cuando uno piensa en los 45 golpes que recibió aquella pobre mujer. Si alguien quiere saber más sobre aquello, recomiendo la película Criaturas celestiales, dirigida por Peter Jackson.

Anuncios

2 pensamientos en ““El rostro de un extraño”, de Anne Perry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s