Midnight in Paris


La peli nueva de Woody Allen es un rito anual que suele llegar en septiembre, al final del verano, un descanso después de todos esos estrenos estruendosos y frenéticos que se disputan la taquilla entre julio y agosto. Pero este año se ha adelantado a mayo, con lo que me ha pillado en Ruanda. Cuando he vuelto todo el mundo la había visto ya, así que la cosa era ir yo sola o quedarme sin verla. Evidentemente, me fui yo sola.

Éste es el tipo de película de la que no se puede contar apenas nada, porque se la destrozas a quien aún no la haya visto, y no porque sea de intriga ni nada por el estilo, sino porque la mitad de la diversión y el disfrute está en las sorpresas que nos da, una detrás de otra. Ni siquiera quiero hablar de los actores que participan, aparte de Owen Wilson, que interpreta al personaje neurótico, nervioso y lleno de dudas existenciales que en realidad es el propio Woody Allen. Por cierto, una cosita, Owen. Cierra la boca, que te va a entrar una mosca. ¿Quién te crees que eres, Keira Knightly? Por lo demás, está estupendo en su papel, igual que todos los demás actores, en un casting de lo más acertado.

Lo único que voy a decir es que la película trata de la nostalgia, y de si el pasado fue mejor, o solo nos lo parece por nuestra insatisfacción con el presente.

Una película maravillosa, graciosa y encantadora. Se la recomiendo a todo el mundo, y desde luego yo voy a intentar volver a verla, en VO esta vez, que tiene que ser aún más divertida. ¡Rinocerontes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s