Excursión al lago Kivu


Ayer cogimos el todoterreno y nos fuimos a pasar el día a Gisenyi, una ciudad en el extremo norte del lago Kivu que hace frontera con el Congo, al pie de los volcanes Virunga. En 2002 una erupción del Nyiragongo arrasó medio Goma, así que están cerquita de verdad. La ciudad está como a 1500 metros de altura, así que los más de 4000 del volcán impresionan.

No pude hacer muchas fotos, porque tanto en el camino de ida como en el de vuelta estuvo diluviando. Por suerte el rato que estuvimos en Gisenyi hizo hasta sol, y pudimos dar un paseo, aunque las nubes ocultaban los volcanes. Una lástima, tendré que volver en otra ocasión, porque creo que son espectaculares.

Entre Kigali y Gisenyi hay unos 160 Km, pero se tarda como 2 horas y media en llegar. El trayecto discurre por entre las colinas (al menos la mitad de las mil que le dan nombre a este país), por unas carreteras llenas de curvas y de autobuses ruinosos,  y con algunos tramos en obras, lo que hace que el viaje sea un poco lento. Pero los paisajes son muy bonitos y algunos de los valles entre las colinas son tan profundos y escarpados que parece imposible que el sol llegue a iluminar el fondo.

Por lo que he visto de Gisenyi, es una ciudad más cuidada que Kigali, al parecer es donde tienen sus casas de veraneo la gente con pasta, todas pegaditas a la playa. Pero claro, solo he visto la parte buena, no el centro ni los mercados, que serán tan mugrientos como los de Kigali, estoy segura.

En el centro del lago se puede ver la plataforma de extracción de gas metano, que desentona un poco con el resto del paisaje, pero es lo que hay. Una vez en el lago, comimos en el hotel Serena, que también hay en Kigali y es de los más caros. El restaurante da a la piscina, y tiene vistas al lago y a la playa, es un sitio muy agradable. Por supuesto, el tiempo de espera está dentro de la media ruandesa, así que en ese sentido no hubo sorpresas.

Después de comer nos dimos un paseo por la playa, donde había bastante gente bañándose. El agua tenía aspecto limpio, y hasta había pececitos en la orilla, aunque no creo que yo me hubiese animado ni aunque hubiera hecho calor. El paseo que hay bordeando la playa es bonito, lleno de árboles que a su vez están llenos de murciélagos chillando todo el rato. No sé como será el equivalente en murciélago a que te cague una paloma, pero tampoco quiero averiguarlo. La arena es bastante blanca, aunque hay trozos de roca volcánica en medio, y nos llevamos unas piedras de recuerdo.

Tomamos algunas fotos, y luego nos acercamos hasta el punto fronterizo con el Congo para echar un vistazo. Entre Ruanda y el Congo hay una tierra de nadie, llenita de coches de la ONU. Está claro que las buenas vallas hacen buenos vecinos…

El diluvio de la vuelta fue aún peor que el de la ida, así que se hizo un poco cansado. Atravesamos nubes para llegar a las cimas de las colinas más altas, que parecían flotar en el aire.

Si la conexión a internet de porquería de este hotel me lo permite, subiré más fotos a mi cuenta en flickr.

Anuncios

2 pensamientos en “Excursión al lago Kivu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s