Bebés


Este fin de semana han venido mis padres a verme, y ayer, para superar el día festivo, nos fuimos al cine. Mi madre quería ver el documental Bebés, que no han estrenado en Vigo, así que allá que nos fuimos.

La premisa es muy sencilla: el director ha seguido el primer año de vida de cuatro bebés en cuatro lugares del mundo de lo más dispares. Un bebé de la tribu de los Himba, en plena sabana de Namibia, otro en Tokio, el tercero en San Francisco y un cuarto en Mongolia.

Sin ningún narrador ni diálogos, aparte de lo que se oye de fondo a los padres de las criaturas, que además está sin subtitular, vemos el desarrollo de los bebés, cómo sus madres les dan mimos, los cuidan y los lavan, con métodos más o menos precarios (la mamá himba lame a su bebé). Los críos se fijan en todo, lo tocan todo y, por si acaso, se lo meten en la boca, aunque en este sentido hay más permisividad en el tercer mundo. También se zurran cosa mala con sus hermanos, también en el caso de Namibia y Mongolia, porque los del primer mundo son hijos únicos.

Lo que supongo que quiere mostrar el documental es que todos los bebés son iguales, sean de donde sean y cualesquiera que sean sus condiciones de vida. Omiten contarnos cuál es la esperanza de vida de cada uno, claro, aunque sí que vemos que los bebés de EEUU y Japón no corren peligro de ser pisoteados por una vaca. Pero con mayor o menor grado de sobreprotección, de acceso a servicios médicos y de tecnología, lo cierto es que sí que son muy parecidos.

La principal baza del documental es que los bebés son lindos y graciosos, incluso cuando ponen cara de hacer caca. En ningún momento salen rabietas, o bebés con cólicos que los hagan llorar toda la noche, ni enfermedades que pongan a sus madres de los nervios.

Y termina con una nota triunfal: el momento en que los niños son capaces de ponerse de pie y andar solos. Algo comparable a la escena del monolito de 2001, solo le faltaba que sonara Así habló Zaratustra. Un verdadero logro.

Anuncios

6 pensamientos en “Bebés

    • Es interesante, aunque se hace un poco largo. Lo más curioso es ver al bebé africano, supongo que porque es lo más alejado a nosotros que hay.

  1. Pues a mí me gustó muchísimo, será que al encaminarme hacia la vejez, se me ha reblandecido el cerebro. Además, el guión (que no lo tiene), es muchísimo mejor que la mayor parte de las películas que se han hecho en los últimos… 20 años?
    Noto la dedicatoria en la frase “ni enfermedades que pongan a sus madres de los nervios” 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s