“El Libro del Día del Juicio Final”, de Connie Willis


Me parece que aquí en Ruanda ha bajado mi ritmo de lectura, en toda la semana solo he leído este libro, y ya lo había empezado antes de venir. Se ve que el muermo local me está afectando.

Esta es una de las novelas de viajes en el tiempo de Connie Willis. En su Oxford del siglo XXI, los historiadores utilizan el viaje en el tiempo como forma de estudio del pasado, lo cual tiene su lógica. Aplican un baremo a cada época según su peligrosidad, pero dicha valoración puede cambiar, así que cuando se rebaja del 10 al siglo XIV, una joven estudiante se empeña en viajar a 1320, 28 años antes del inicio de la epidemia de Peste Negra en Inglaterra.

Aun con la opisición frontal de uno de sus profesores, que considera que acabará siendo violada, asesinada o quemada por bruja, o una combinación de las tres cosas, Kivrin consigue hacer el tránsito, con la mala suerte de que su viaje coincide con una epidemia de gripe en el siglo XXI. El operador de la máquina del tiempo, enfebrecido, la envía por error a 1348. La chica acaba perdida en mitad de la peor epidemia de Europa, mientras que la cuarentena en el siglo XXI impide que la rescaten.

El relato alterna los acontecimientos, en cierto modo similares, de las dos épocas, con el pánico cundiendo por igual en los dos tiempos, aunque claro está, no hay comparación entre la medicina moderna y los pobres métodos de curación del siglo XIV. Pero en las dos narraciones tenemos ejemplos de gente que se aferra a sus tareas, como las campaneras de Oxford, que siguen ensayando su concierto aunque sea imposible celebrarlo, o el párroco medieval que sigue tocando a vísperas cuando no hay casi nadie vivo, y desde luego nadie sano, como para acudir a sus rezos.

Es una historia muy inglesa, tanto es sus lugares como en sus personajes. Parece que a cada momento van a sacar el té de las cinco.

Y me ha hecho pensar, ¿a qué época del pasado me gustaría viajar? Siempre me ha interesado más el futuro, y poder ver los avances tecnológicos fascinantes que nos esperan, mientras que la idea de morir de gangrena por un simple corte me pone los pelos de punta. Creo que si tuviera que elegir, viajaría a 1963 para asistir al concierto de los Beatles en el Londom Palladium y experimentar en primera persona la Beatlemania. I love you, Paul!

Anuncios

Un pensamiento en ““El Libro del Día del Juicio Final”, de Connie Willis

  1. A mí me daría miedo viajar al pasado. Me gustaría ir a cualquier época, pero sin ser vista ni afectada por ninguna situación. Y además poder volver sin depender de que alguien se ponga enfermo o no.
    Estoy hecha toda una aguerrida viajera 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s