Las esquivas grullas coronadas


A los pocos días de llegar a este hotel, mi jefe me preguntó que qué eran esos pájaros tan grandes que andaban por los jardines. Yo no sabía de qué estaba hablando, y tampoco le presté mucha atención. Sumando todos mis viajes he pasado en este hotel más de tres meses, así que hay pocas cosas aquí que no conozca, hasta me sé los nombres de los camareros.

Pero el hombre seguía erre que erre con que eran unos pájaros enormes y que estaban siempre por ahí, así que la cosa ya me estaba mosqueando. Por fin la semana pasada, de camino a mi habitación, vi nada menos que dos grullas coronadas que salieron zumbando de uno de los accesos a las habitaciones. La verdad es que fue un espectáculo verlas, con esas patas tan largas, salir corriendo, resbalando y tropezando en su prisa por huir de mí.

Desde entonces me he pasado toda la semana cámara en ristre, acechando los jardines para intentar sacarles una foto, pero nada. Parece mentira lo bien que se esconden con el tamaño que tienen. Por fin ayer por la tarde las pillé en el mismo sitio que las vi el primer día y conseguí hacerles unas cuantas fotos antes de que salieran corriendo. Por supuesto, las he vuelto a ver esta mañana, y esta tarde dos veces, y me tropezaré con los dichosos bichos 20 veces antes de que nos vayamos mañana, pero eso ya no me sorprende nada.

Anuncios

4 pensamientos en “Las esquivas grullas coronadas

    • ¿A que son preciosas? Pero yo creo que son una nueva adquisición del hotel, ¡es imposible que no las haya visto en mis viajes anteriores!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s