Otra vez Akagera


Parque Nacional de Akagera

El domingo nos fuimos de excursión al Parque Nacional de Akagera, en la frontera con Tanzania. Es decir, madrugón, un par de horas de coche hasta llegar allí y luego casi 4 horas de safari por el parque. La carretera hasta allí —la parte que está asfaltada, la parte del camino de tierra está como siempre— parece estar en mejor estado que la última vez que fui, o tal vez es que ya me estoy acostumbrando a los baches africanos…

La excursión por el parque estuvo bastante bien, aunque en esta ocasión no había tantos animales como otras veces. Solo una jirafa, algunas cebras y varios tipos de antílopes: topis, impalas y rheboks; también babuinos, hipopótamos y algún jabalí verrugoso. El guía nos tuvo un buen rato dando vueltas intentando encontrar elefantes, pero no hubo suerte. O simplemente no los hay, es la tercera vez que voy a Akagera y jamás he visto ni la puntita de una trompa.

Impalas

Me encantan los topis, con esas largas patas amarillas, y los impalas, con su aspecto delicado y nervioso. Al menor sobresalto salen disparados, dando unos saltos enormes. En esta ocasión vimos un grupo de machos solteros, que suelen vivir todos juntos. Las hembras también viven en grupos, con un único macho y sus crías.

Al terminar el paseo fuimos al hotel que hay en el parque a beber algo y para ir al baño, que lo que hay en el parque está más cerca de una letrina cochambrosa que de otra cosa. Tiene muy buena pinta, la verdad, con unas vistas del parque preciosas, no sería mala idea pasar allí una noche para poder hacer la visita más larga al parque, y ver también la parte norte.

¿Qué es más grande, el niño o la azada?

Durante el camino de vuelta intenté hacer fotos de los pequeños pueblecitos por los que pasamos, con sus casas de adobe y sus plátanos, aunque no es fácil, desde un coche a toda velocidad y sin saber cuándo vas a pillar un bache que te haga apuntar la cámara hacia el cielo, pero creo que conseguí alguna foto chula.  Es una zona que se ve pobre, los niñitos sucios y con ropa que parece haber sido usada por al menos tres generaciones anteriores, pero al menos no tienen pinta de estar hambrientos.

Los adultos son un poco bordes y nunca quieren salir en las fotos pero a los niños les hace mucha gracia ver blancos y muchas veces corren detrás del coche, saludando y posando para la cámara.

He subido algunas fotos más a mi cuenta en flickr, con esta birria de conexión a internet la cosa no da para más.

Anuncios

6 pensamientos en “Otra vez Akagera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s