Libranda


Hoy viene en El País un artículo sobre los lectores electrónicos y la piratería, diciendo lo preocupados que están los editores y que van a sacar una campaña para concienciar a los lectores. Hablan también de Libranda, el primer portal en España que se dedica a vender libros digitales. Así que decidí pasarme por allí para probar, ver qué libros tienen y a qué precio.

La cosa daría risa si no fuera tan penosa. La web es muy limpita y muy mona, y te permite buscar libros por título, autor o editorial. Mi primera búsqueda fue Orson Scott Card, autor de ciencia-ficción, moderno, muy publicado y premiado y con dos nuevos títulos en el mercado. Resultado: cero. Ninguna de las tiendas asociadas a Libranda vende sus libros. No sé quien les ha hecho el catálogo, pero debería saber que muchos de esos malvados piratas y absolutamente todos los que se dedican a escanear y colgar en internet los libros son una pandilla de frikis, por eso uno de los géneros más fáciles de encontrar en internet es la ciencia-ficción. Pero bueno, allá ellos.

Mi segundo intento se fue a los clásicos: Wilkie Collins. Como resultado de la búsqueda te da la lista de libros de ese autor, y al pinchar en uno se obtiene la lista de tiendas que venden ese libro en concreto. Pero te la la lista así sin más, con lo fácil que sería darte además a qué precio lo vende cada una, por lo que tienes que ir viendo de una en una hasta encontrar la que más te conviene. Fui probando algunas al azar, como por ejemplo la de Grammata, que te abre una página con la información de ese libro y su precio, pero que parecen haber olvidado del botón de comprar. ¿Habrá que registrarse primero? ¿No sería más fácil hacerlo en el momento de ir a pagar?

Otros, como la de la librería Bertrand, te mandan directamente  a su web para que vuelvas a buscar el libro que ya habías buscado previamente en Libranda, lo que es una lata y una pérdida de tiempo.

En lo que todas las tiendas parecen coincidir es, oh sorpresa, en el precio. Cinco euritos por La dama de blanco, de Wilkie Collins. ¿No parece mucho? Depende con qué se lo compare, hay ediciones de bolsillo por ese mismo precio, en papel, con el gasto de producción y distribución que implica eso. ¿Por qué tengo que regalarle a la editorial el dinero que se ahorran en la edición digital? Pero eso no es todo, dado que Wilkie Collins murió en 1889 y sus derechos de autor están más que vencidos, es posible y PERFECTAMENTE LEGAL bajarse sus libros de webs como Project Gutenbert totalmente gratis.

En tiendas estadounidenses como Amazon o Barnes & Noble ofrecen muchos clásicos en versión digital gratis o por unos céntimos, y los libros modernos que no son novedades a precios razonables.

Así que, señores editores españoles, hasta que no bajen sus precios abusivos, ¿quién es el pirata?

Anuncios

9 pensamientos en “Libranda

  1. En España es muy curioso. El mercado del libro electrónico está viviendo paso por paso lo que ha venido viviendo la música en lo referente a la piratería.

    Tratar de mantener a toda costa un modelo de negocio arcaico aún a costa de legislar para convertir al consumidor en delincuente.

    Básicamente es esto:

    Play.com: juegos recién salidos de Xbox 360 y PS3 a 30-35€
    Meanwhile in Spain: mismos juegos a 70€.
    Lo que dice el mercado: ¡Piratas! ¡Ladrones! ¡Delincuentes!
    La realidad: el mercado de videojuegos en España supera en ventas a música y cine. Y no se cuentan los comprados al extranjero que cada vez son más.

    Y en el caso de los libros pues…

    Amazon: ¡ya hemos conseguido vender más ebooks que libros de papel!

    Meanwhile in Spain…

    Libranda: hemos hecho una web de ebooks de pésima calidad a precios casi iguales a los que cuesta en papel y nadie compra. ¡Piratas! ¡Delincuentes!

    Pero nada, ya se estrellarán. Llegará un momento donde se den cuenta de que hay que cambiar su modelo de negocio en vez de convertir a quien demanda nuevas líneas de consumo que no se ven satisfechas, en delincuentes.

    • De lo que tampoco se dan cuenta es de que somos muchos los que estaríamos dispuestos a pagar por los libros electrónicos si se vendieran a un precio razonable y si realizar la compra no te llevase tanto tiempo como escribir un libro.

  2. Va a pasar lo mismo que con la música. Si los precios de música fueran razonables, tampoco nadie se la descargaría. Pero les cuesta muuuuuuuuuuuucho bajar los precios, resignarse a ganar menos con cada copia, pero más en su totalidad.
    Yo aún confío en que se den cuenta a tiempo con los libros.
    Me pasaré por Libranda, porque he oído hablar de la plataforma, pero nunca he entrado en su página.

    • Yo creo que el problema no es que se resignen a ganar menos, sino que quieren ganar más! Los libros digitales suponen un ahorro en el gasto, que se debería ver reflejado en el precio. Además, permiten a las editoriales volver a poner en circulación obras descatalogadas, sin ningún coste extra. Todo son ventajas, pero como son unos avariciosos acabarán igual de mal que las discográficas.

  3. Ahhhhhhh… y como sólo están interesados en llenarse los bolsillos, descuidan parcelas de la edición que son importantísimas, como la de no tener lingüistas ni traductores REALES en nómina y así, sacan a la venta libros bochornosos llenos de faltas. Dónde están esas personas que saben lo que es un complemento u objeto directo y uno indirecto? Cómo es posible que en una misma frase, pongan “les” y “los”, según les dé la chifladura? Algo como: “…LES mandaron al patio y allí LOS fusilaron”.
    Y se supone que voy a tener que pagar por comprar esa… mmmmm… cosa? Y a ese abusivo precio?
    Lo que puedo, me lo leo en edición original porque las nacionales son una vergüenza.
    Señor conde, no debió usted de vender Siruela. Qué cuidadas ediciones!

  4. Totalmente de acuerdo contigo, Bárbara. Desde que soy lector de libros digitales ando por ahí buscando y comparando precios, y no termino de creerme los precios que tienen. No puedo entenderlo, por más que hago cálculos no me salen las cuentas. Claro, luego pasa lo que pasa… y se llevan las manos a la cabeza.

  5. ¡hola Barbara! yo estoy dispuesta a comprar libros digitales a precios razonables ¡es una comodidad absoluta leerlos en un lector digital! además de que te ahorras el espacio del libro en casa, puedes viajar con muchos…pero esos precios que quieren cobrar son francamente ridículos…
    un beso,
    Ale

  6. Pues ya nos podemos ir haciendo a la idea: la oferta es pobre, los precios abusivos y nosotros unos malvados por quejarnos. Está claro que las editoriales no han aprendido nada de lo que les pasó a las discográficas. A este paso conseguirán que CEDRO sea tan denostado como la SGAE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s