Son de tela


Mi abuela tenía las manos más suaves que he visto en mi vida, hasta tal punto que no parecían de este mundo.

Uno de mis primeros recueros está relacionado con sus manos. Yo debía tener 2 ó 3 años como mucho, ella estaba de visita, y en algún momento que salimos a la calle me negué a darle la mano. Ella se extrañó y se molestó, y se lo contó a mi madre, puesto que yo me negué a darle ninguna explicación. Mi madre vino a hablar conmigo para averiguar qué pasaba. Recuerdo que me dio muchísimo apuro, porque era lo bastante mayor para saber que había hecho mal, primero porque en la calle debía ir de la mano de un adulto, y segundo porque la había ofendido; pero no sabía como explicar que aquella piel tan suave no me parecía piel humana sino terciopelo, que me resultaba extraña y hasta me daba repelús. Lo único que fui capaz de decirle a mi madre fue: “¡Es que son de tela!”

Creo que mi abuela se sintió complacida con mi respuesta, con que una niña tan pequeña se diera cuenta de lo extraordinarias que eran sus manos. Se sentó conmigo y me explicó que no eran de tela, que eran suyas y siempre lo habían sido. Me dejó examinarlas, y aunque durante un tiempo seguí sin querer darle la mano ella me dejó a mi aire, hasta que se me pasó la grima.

Estos últimos años sus manos ya no eran lo que habían sido, estaban envejecidas, muy delgadas y con manchas por la edad. Pero todavía hoy no he encontrado nunca a nadie con unas manos tan suaves como lo fueron las suyas.

Anuncios

12 pensamientos en “Son de tela

  1. Esos recuerdos de la niñez permanecen en nosotros como si estuvieran escritos con tinta indeleble. Gracias por contarlo. Tu abuela y sus manos de terciopelo 🙂

  2. Pingback: Manos | Lo que pienso

  3. Ahhh hija! Qué día para leer esto!
    Sus manos, las de terciopelo que nos guiaban por el mundo, ya no están más.
    Incluso después de haber perdido la facultad de hablar, en cuanto me sentaba a su lado agarraba las mías y me las acariciaba. Luego, colocando una de ellas sobre la opuesta suya, me mostraba que tenía los dedos máss largos…

  4. Ayer pedí, que puesto que tú no podías estar, pusieran un ramo de flores muy grande en tu nombre, no en vano te hacía la mejor propaganda del mundo, así que lo plantaron en la cima: Recuerdo de China. (Yo dije que “de parte de”)
    Hubo gente que preguntó: También estuvo en la China?
    Parecía enviado por la embajada.
    Incluso en momentos terribles a veces no puedes evitar reirte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s