The Secret of Kells


Qué película tan sencilla y a la vez tan bonita.

Durante la Edad Media un jovencísimo monje del monasterio de Kells, en Irlanda, se enfrenta al Abad, su tío, para ayudar al artista iluminador que trae consigo el incompleto  Libro de Kells. El libro existe de verdad y se encuentra en el Trinity College de Dublin, una edición de los Evangelios iluminada con un nivel de detalle y talento asombrosos.

Brendan desafía a su tío, se adentra en el bosque en busca de las bayas con las que se fabrica la tinta de color verde esmeralda, y se convierte en el aprendiz del iluminador.

La amenaza que pende sobre el monasterio, y el origen del conflicto entre Brendan y el abad, viene de los invasores vikingos, unas figuras oscuras, violentas y casi inarticuladas, que parece que la única palabra que saben pronunciar es “oro”. En comparación con la vida civilizada y ordenada de los monjes parecen seres primitivos, incapaces de apreciar el arte que se crea en el monasterio.

Los dibujos son sencillos y planos, los personajes se mueven siempre de lado a lado por la pantalla, sin apenas perspectiva, lo cual es lógico ya que no se inventó hasta el Renacimiento. Están llenos de formas geométricas, que me recuerdan un poco a las figuras geométricas que los celtas grababan en las piedras y que todavía se encuentran en Galicia. Sobre todo círculos cuando hacen referencia a la Naturaleza, también representada por la niña-hada que ayuda al protagonista, y figuras angulosas para representar al Crom Cruach, una especie de hombre del saco tradicional irlandés. Así, las tradiciones orales paganas de Irlanda se mezclan con el cristianismo.

La única pega que le he encontrado es el subtitulado, que deja mucho que desear. El nivel de la traducción sería aceptable para el nuevo episodio de una serie de éxito, recién descargada de Internet, pero no lo es para un cine. No sé si se habrá estrenado también la versión doblada, en el cine donde yo la vi sólo se proyectaba en versión original. Y sí, los personajes tienen un acento irlandés la mar de gracioso.

En los títulos del principio sale una lista interminable de las productoras que han hecho falta para sacar adelante esta co-producción. Y en la sala del cine  éramos cuatro espectadores. Literalmente.

Es una pena que una película tan bonita e imaginativa tenga tan poquito éxito, pero parece que hoy en día no hay sitio para una peli no sea 3D y que en la que nadie explote o se estrelle a más de 100 Km por hora.

[Publicado primero en La Lintera Mágica]

Anuncios

5 pensamientos en “The Secret of Kells

  1. Pues habrá que tenerla en cuenta. No sabía muy bien si era de dibujos, así que me he pasado por la Linterna mágica y he visto los dibujos tan lindos que habéis puesto. Lo de la subtitulación me echa un poquito para atrás. Miraré, como dices, por si estuviera doblada.
    Besos.

    • La peli es una monada, y si no tienes problemas con el inglés, lo de los subtítulos no tiene mucha importancia. De verdad que merece la pena, no te la pierdas.

  2. Pingback: “Hood”, de Stephen R. Lowhead | Diario de Lectura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s