“The Magicians”, de Lev Grossman


cover

Esto va lleno de spoilers, pero es que no le recomiendo a nadie que lo lea.

Ponemos un poco de Harry Potter, pero un poco más adulto, no un Harry Potter colegial, sino universitario, en su propio Hogwarts de Nueva York, en lugar del Reino Unido, con referencias al quidditch y todo. Nuestro protagonista, Quentin, aprende magia y ve por fin ese otro mundo, mejor que el otro y más interesante, más real que la realidad, que siempre sospechó que existía. Pero no es suficiente, porque el mundo al que él siempre quiso acceder es el de los libros favoritos de su infancia, los cinco libros de Fillory, que se parece sospechosamente a la Narnia de C.S. Lewis.

Y así se pasa la mitad del libro, unas 300 páginas que comprenden los cuatro años que Quentin pasa estudiando magia, y formando su grupo de amigos, en plan Ron y Hermione solo que son más y además hay sexo y hasta un gay. Luego pasamos otras 100 páginas, ya graduados y borrachos perdidos todo el día, perdiendo el tiempo y poniéndose los cuernos porque después de todo la magia no mola tanto. Ahora parecen salidos de las páginas de Retorno a Brideshead, un grupo de privilegiados decadentes y ociosos.

Y por fin llega la oportunidad de ir a Fillory, que claro que existe y está en apuros y solo cuatro humanos pueden ser sus reyes y arreglar las cosas. Otras 200 páginas de aventuras un poco inconexas, a ratos aburridas, con un final caótico y desastroso. Y cuando ya pensaba que se debería acabar la historia resulta que quedan como 50 páginas más para que Quentin se arrepienta de sus actos y descubra que, después de todo, debe perdonarse a sí mismo, y que en el fondo la magia mola.

He llegado al final porque ya había abandonado el libro anterior, y esperaba que la cosa mejorase en algún punto. La verdad, habría preferido leer otra cosa, a ver si ahora elijo algo más ligerito.

Anuncios

2 pensamientos en ““The Magicians”, de Lev Grossman

  1. Lamento tu mala suerte con el libro. A mí me ha pasado alguna vez y no sé si coger otro libro corriendo para olvidarme del anterior o esperar a que se me olvide el chasco.

    • Yo soy más de ir a por otro libro corriendo. He empezado The Passage, de Justin Cronin, y tiene buena pinta. Lo malo de los libros electrónicos es que hasta que lo abres no sabes cómo es de largo, y resulta que éste pasa de las 800 páginas. Me apetecía algo más ligerito, pero la verdad es que me está gustando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s