“La mano de hierro de Marte”, de Lindsey Davis


cover Libro 4 de la saga de Marco Didio Falco.

El pobre Falco detesta trabajar para el Emperador, pero es la única forma que se le ocurre de poder reunir el dinero que necesita para poder casarse con Helena Justina, que las hijas de los senadores no están nunca de saldo. En esta ocasión la cosa se le complica aún más porque Tito, el hijo de Vespasiano, también le ha echado el ojo a Helena, así que la nueva y peligrosa misión encomendada a Falco, en Germania, sería la ocasión perfecta para deshacerse de su rival. Con lo que no contaban ninguno de los dos es con la iniciativa de Helena, que decide que ha llegado el momento de visitar a su hermano pequeño, casualmente destinado en Germania.

Partiendo de esta premisa, como siempre Falco es aporreado, arrastrado, hecho prisionero y vuelto a liberar, e incluso pisoteado por un uro salvaje. A todo se enfrenta con su habitual causticidad y sin realmente sorprenderse. Falco nos cuenta como consigue cumplir con su misión, aunque casi más por casualidad que por sus propios méritos, pero la gracia está en intentarlo.

Por comentarios que va dejando caer a lo largo de sus aventuras, ya sabemos que Falco acabará casado y con sus propias hijas por las que ponerse de los nervios, así que los altibajos de la relación con Helena Justina nunca llegan a ser preocupantes, pero como ya he dicho, la diversión está en verlo intentarlo, y en eso el pobre no ahorra esfuerzos.

En esta novela se echa de menos uno de los personajes recurrentes más interesantes: la propia Roma. Las descripciones de los distintos barrios, las calles de la ciudad y sus habitantes son siempre de lo más interesante. Aquí se sustituye por la descripción de un campamento de las legiones, con sus dos vías principales, los lujosos palacios del general y los legados, y la vida diaria de los legionarios. Las rivalidades entre la Decimocuarta y la Primera dan lugar a todo tipo de encontronazos, pero no es nada comparado con el odio entre la Decimocuarta y la Segunda, antigua legión de Falco.

Tengo ganas de leer el siguiente, “El oro de Poseidón”. Pronto.

Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s