El escritor


Me cae mal Roman Polanski. No lo puedo evitar, me da repelús y ya está. No me da ninguna pena que lo hayan metido en la cárcel tenga la edad que tenga, igual que a él no le dio pena violar a una niña de 13 años, y me da menos pena todavía cuando encima tiene la cara de decir que ella consintió. Pues aunque la niña fuera lo bastante descerebrada como para consentir, él seguía siendo un adulto con ganas de mantener relaciones sexuales con una niña pequeña, así que está claro que es un pervertido y un degenerado. Que se pudra en prisión

Pero al margen de eso está su cine, y eso es algo que hace bien.

No es que esta última película suya me haya encantado, pero hay que reconocer que está bien hecha. Se trata de la investigación que lleva a cabo un escritor contratado para terminar la “autobiografía” de un ex-primer ministro británico. Lo que se llama un negro, vamos. Casi toda la película tiene lugar en una isla del norte de los EEUU, supongo que Nuntucket o Martha’s Vineyard, donde el político tiene una casa en la playa. El lugar más desolado, húmedo y azotado por el viento que he visto desde El piano (la película que me hizo detestar Nueva Zelanda hasta que vi El Señor de los Anillos). El lugar es tan espantoso que da a toda la película una sensación totalmente claustrofóbica. La propia casa en un horror, una especie de bunker negro, frío y prácticamente desamueblado, con cuadros en las paredes que parecen salpicados de sangre. Es como si Charlie Manson hubiera pasado por allí.

La historia cuenta con muy pocos personajes: el escritor, el político, su esposa y su ayudante son los únicos que permanecen durante todo el metraje, y el resto de secundarios no sólo aparecen poco tiempo, sino que son poquísimos. Eso aumenta aún más la sensación de soledad y claustrofobia creada por la localización. Pero también tiene un inconveniente, y es que se trata de una película de intriga, y al haber tan pocos personajes resulta fácil (pero que muy fácil) adivinar toda la trama. La sorpresa final es tan poco sorprendente que la cosa pierde toda la gracia.

Aunque no es lo mejor que ha hecho Polanski, ni siquiera lo mejor de los últimos años, la película es interesante y bastante entretenida. Los actores, casi todos británicos, están bastante bien, sobre todo Pierce Brosnan interpretando al político, un hombre sin verdaderas convicciones ni ideología. Hasta consigue parecer bobalicón. Olivia Williams, una actriz irlandesa estupenda, interpreta a la esposa y es lo mejor de toda la peli. Esta actriz fue la protagonista de Tara Road, una peli irlandesa estupenda de la que luego hicieron el remake The Holiday, un bodrio infumable. En El escritor es ella la que lleva la voz cantante y adquiere casi el mismo protagonismo que Ewan McGregor.

Es una película muy bien filmada, como es de esperar de alguien con la experiencia de Polanski, y en estos días de directores de videoclips y pelis sacadas directamente de videojuegos, eso ya es mucho.

[Publicado primero en La Lintera Mágica]

Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s