Libros digitales


nook, el lector digital de Barnes&Noble

Tras leer el último post de El Bibliófilo Enmascarado, he decidido decicar un rato a comentar mi experiencia como lectora de libros digitales.

Últimamente se está hablando mucho del tema, con el boom de lectores electrónicos que ha habido estas Navidades. Yo compré mi primer lector hace ya dos años, un Papyre que ahora ha heredado mi hermana, tras comprarme yo el nuevísimo nook de Barnes&Noble (divino de la muerte!). Pero empecé a leer libros digitales mucho antes, dejándome la vista en una PDA, cuando todavía había pesetas.

Recuerdo que empecé por culpa de una edición de Sin nombre, de Wilkie Collins, en tapa blanda, que costaba 4500 pesetas. Me fui a la web de Project Gutenberg y me lo bajé, de forma totalmente gratuita y legal, ya que los derechos de autor de Collins ya han prescrito hace años.

Ahora las editoriales se están poniendo de los nervios ante el temor a que les pase lo mismo que a la industria musical. Cosa muy posible, porque parecen ser una pandilla de retrógrados avariciosos. Parecen tener una actitud como muy de letras de desprecio por la tecnología.

Los derechos de autor son una cosa que me parece muy bien. Un escritor, con gran trabajo y esfuerzo, ha creado una obra de la que yo puedo disfrutar, y se merece cobrar por ello. ¿Y cuánto cobra por cada libro editado en papel? Unos miserables céntimos. El resto del precio se va en gastos de impresión, de transporte, de almacenamiento, más los beneficios del minorista y, claro está, una parte para la editorial, que ha corrido el riesgo de apostar por ese escritor y ha realizado un trabajo de selección y edición que también hay que pagar.

Estupendo, hasta ahí todo muy claro. La cuestión es, ¿cuánto hay que pagar por el mismo libro, en su edición digital? ¿Por qué razón voy a tener que pagar una serie de gastos que ya no existen? Y el eliminar esos gastos disminuye notablemente el riesgo que corre la editorial, con lo cual debería disminuir también su parte, en mi opinión.

Pero los altos precios no son el único problema de las editoriales. Su mayor problema, creo yo, es que se están quedando atrás. Los usuarios de lectores digitales ahora mismo somos los aficionados a la lectura, los que leemos por lo menos 50 libros al año. Si la industria no se da prisa en poner a la venta la edición digital de los libros que queremos, aunque fuera a un precio razonable, los conseguiremos de otras fuentes. Y para cuando ya por fin se suban al tren, nosotros estaremos tan acostumbrados a no contar con ellos que lo tendrán muy difícil para volver a captarnos.

Ayer me bajé varias obras de Dickens de ManyBooks.net. Perfectamente editados y en el formato de mi lector. Gratis.

Share

Anuncios

7 pensamientos en “Libros digitales

  1. La verdad es que hasta que no me pasé por aquí no me lo había planteado nunca, y leo bastante. Tampoco nunca me he planteado cuantos libros leo al año… veamos… reseño uno 3-4 por mes y hay algunos que no reseño así que debo estar alrededor de los 50 también.

    El otro día en un feria del sector me comentaba un distribuidor que los precios tienen que bajar muchísimo este año. ¿Qué lector me recomiendas si al final me decido?

    ¿No encuentras a faltar los libros una vez leídos? en tu biblioteca me refiero…

    • Yo vengo de una familia de libreros en la que el libro es un objeto casi sagrado. Uno de mis primeros recuerdos es de mi abuela enseñándome a pasar las páginas sin marcarlas (lo de rechupetearse el dedo ya ni lo voy a mencionar). En mi casa hay una biblioteca de unos 2 ó 3 mil libros, que en una ocasión cayó sobre mi hermana cuando estaba escalando la estantería para alcancer un libro.
      Digo esto para aclarar que me gustan los libros. Pero aún más que los libros, me gusta leer. Y si me dijeran que un libro que me interesa sólo se edita impreso en papel higiénico, empezaría a tirar del rollo.
      No echo de menos los libros como objetos, aunque aún sigo comprando algunas ediciones especialmente interesantes, y es porque el contenido del libro –de cualquiera de mis libros– sigue estando a mi disposición, a sólo una pulsación de un botón.

      En cuanto a recomendarte un lector, conozco de primera mano tres: el Papyre, que la verdad es que no está nada mal, el Sony Reader, que es muy parecido, pero con un acabado un poco más bonito, y el nook de B&N, que es el que tengo ahora y me encanta. Ten en cuenta que sólo hay un fabricante de pantallas de tinta electrónica, así que en el fondo son todos muy similares en cuanto a prestaciones. Si quieres más información, mándame un mail y te cuento.

  2. Hola Barbara. Yo sigo siendo reticente al uso de estos “aparatejos”, pero supongo que es por miedo a que se pierda el libro en papel, ¡¡disfruto mirando una librería, abriendo su páginas, incluso oliendolos..!. Supongo que una vez que te acostumbres, las ventajas serán superiores a los inconvenientes, no sé… me cuesta el cambio, insisto. Yo leo mucho mientras viajo en metro o tren (todos los días lo hago para ir al trabajo) y cada vez veo más gente que utiliza este tipo de lectores. Es cierto que tienen pinta de ser mucho más cómodos, no lo niego, pero su precio todavía me parece exagerado, y no sólo eso, creo que les falta todavía mucho adelanto tecnológico. En fin, resumiento, que de momento yo sigo con mis libros tradicionales, con las compras en las librerias de viejo, con mis pedidos a Círculo de Lectores…, pero también tengo claro que sucumbiré a las nuevas tecnologías, ¡lo sé!.
    Un saludo Barbara, y gracias por tu enlace.

    • Cuando pruebes uno, dejará de importarte el precio, o el olor, o la textura. Cuando veas la calidad de la imagen, lo ligero y cómodo que es, y que puedes llevar toda tu biblioteca encima, te convencerás.

  3. Totalmente al margen de lo que estabais hablando.
    Hola,andaba buscando alguna entrada sobre Gerald Durrell y la bola de cristal y, me encontré con tu página y los comentarios que hacias el año pasado. Me acuerdo ¡como no! de esa serie,cuando la pusieron ya me habia leido la trilogia de Corfú, reido todo lo que se puede reir y contagiado la afición por este hombre a buena parte de la familia.
    Y te diré que tengo hasta algunos episodios grabados en cintas de VHS, no toda la serie, me encantaria conseguirla. Lo que ocurre es que a veces dejaba el video programado para la hora que se suponia que empezaba la serie…y luego ni de broma, entre publicidades y retrasos varios tengo episodios a trozos.Un fastidio
    Un saludo y chao

  4. Hola Barbara….en ingles me queda un poco grande. Pero está muy bien saber que está ahí. Me sorprende que no exista versión en castellano en cualquier caso.
    En cuanto a lo que comentabais del libro digital, yo todavia no me metí en ese mundo.No se si me gustará mucho…pero dado que ni siquiera he tenido uno nunca en la mano no puedo opinar sobre comodidad de lectura y demás. Como buena lectora me encanta el libro como objeto… pero bueno.Ya veremos.
    Si que volveré por aqui..habiendo charla sobre literatura no lo dudes. Chao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s