“The Graveyard Book”, de Neil Gaiman


Un hombre de aspecto siniestro entra en una casa para asesinar a una familia. Los padres y la niña son cosa fácil, pero el bebé se escabulle y se echa a andar calle arriba, hasta llegar a un viejo cementerio, donde los fantasmas le dan cobijo, lo protegen del asesino y le dan un nombre: Nobody Owens.

Bod crece en el cementerio cuidado por una amable pareja de fantasmas, y con un vampiro y una mujer-lobo como tutores. Los fantasmas le dan clases, le enseñan a leer y a escribir, y lo miman. Bod aprende a vivir  entre el mundo de los vivos y el de los muertos, y pocas veces sale del cementerio, pues el hombre que asesinó a su familia aún lo busca para acabar el trabajo.

Nos cuentan las pequeñas aventuras de Bod en el cementerio y sus escasos contactos con el mundo de los vivos. A ratos resultan un poco inconexas, aunque al final casi todo tiene relación con el tenebroso asesino, que vuelve a por Bod y sufre un terrible final.

Es un libro un poco siniestro, teniendo en cuenta que va dirigido a un público infantil, pero supongo que en realidad a los críos les encantan todas estas cosas tenebrosas y morbosas. En el fondo, es hasta bonito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s