24 horas


Eso es lo que me ha llevado llegar desde el hotel de Kigali hasta mi casa en Madrid. Todo lo que pudo ir mal, fue mal, y luego peor.

Salimos del hotel a las 6 de la tarde (una hora menos en España), y nada más llegar al aeropuerto ya nos enteramos de que el avión venía con retraso, así que en vez de a las 8 salimos a las 10 de la noche. A las 11 estábamos en Entebbe, donde se hace una parada de una hora, pero que para nosotros fue de 2 horas y media, porque alquien que iba de Kigali a Bruselas se bajó allí, a saber por qué, y como faltaba una persona en el avión no podíamos salir hasta que supieran quién era y si tenía equipaje. Yo me eché a dormir, y cuando por fin despegamos pasé de la cena.

Entre una cosa y otra, llegamos a Bruselas a las 8.30 en lugar de a las 6. Además anoche cayó una nevada tremenda en Bruselas y estuvo el aeropuerto cerrado toda la noche, así que esta mañana no estaba todo operativo, por lo que el avión nos dejó en la terminal A, allí nos recogió un autobús que nos llevó a la terminal B, desde donde tuvimos que correr de vuelta a la terminal A para coger el avión a Madrid. Llegamos por los pelos (nos llevó un autobús a nosotros solos hasta el avión, con toda la gente ya dentro), pero ya nos advirtieron que nuestras maletas no iban a viajar con nosotros.

Para entonces ya eran como las 9 de la mañana (hora española), pero como estaban todos los aviones llenos de hielo y sólo había uno de esos camiones con un chorro anticongelante para quitárselo, nos pasamos 3 horas allí sentados antes de poder despegar.

Llegamos a Barajas a las 3 de la tarde, y entonces nos encontramos con la sorpresa de que había huelga de taxistas. Tuve que coger el metro hasta Nuevos Ministerios y luego el cercanías hasta Alcalá. En el cercanías estaba estropeada la calefacción y parecía la fragua de Vulcano, creí que me iba a desmayar de un golpe de calor.

Por fin llegué a mi casa, a las 5 de la tarde, 24 horas después de empezar el viaje. Y me encontré con que en mi ausencia se había estropeado la nevera. Me he pasado 2 horas limpiando un líquido marrón pestilente del congelador.

Me dan ganas de volver a Kigali.

3 pensamientos en “24 horas

  1. Vaya, mi viaje fue parecido, por dos horas de retraso debido a un mal balanceo de carga en las bodegas entramos al avión por los pelos, la maleta no llegó hasta la noche y tuve la suerte de no encontrarme con la huelga de taxis.

    En fin, al menos ya estás en casa.

    Bienvenida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s