“Aprendiz de asesino”, de Robin Hobb


Aprendiz_de_asesinoAl poco de empezar a leer este libro, me di cuenta de que ya lo había leído, pero en inglés. Es asombroso lo que puede cambiar las cosas una traducción.

El protagonista es un niño, hijo bastardo del príncipe heredero al trono. A los 6 años su abuelo materno lo lleva a la corte y lo deja allí, para que su padre se haga cargo de él. Allí crece el chaval, sin ver nunca a su padre, que pretende protegerlo de las intrigas de la corte, y sin que se le de un nombre: sólo se dirigen a él como “chico” o “bastardo”, o a veces como Traspié. Y ahí está una de las mayores diferencias con la edición original, en la que usan la partícula Fitz, que significa bastardo. Un Fitzwilliam es un bastardo de un William, un Fitzroy, del rey. Es de lo más despectivo y humillante, mientras que Traspié suena a mote graciosillo.

Por supuesto, tratándose de una novela fantástica, tiene que haber magia, que en esta ocasión se manifiesta en la capacidad de los miembros de la familia real para la telepatía y la coerción. Pero en lugar de emplearlo en esto, a nuestro protagonista lo destinan a otra tarea: la de espía y asesino real.

Como es el primer libro de una trilogía, la cosa queda sin rematar, con el reino amenazado por unos temibles piratas, que secuestran pueblos enteros y piden un rescate bajo la amenaza de devolverlos, pero totalmente despojados de sentimientos humanos.

No sé si me animaré a continuar la trilogía, me parece que avanza con demasiada lentitud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s