Up


UP_DisneyLa nueva aventura de Disney-Pixar se sale de lo común en muchas cosas. Para empezar, el protagonista no es un joven aventurero, ni una princesita, ni un animalito peludito y hablador, sino un anciano cascarrabias, con su lumbago y su audífono, pero dispuesto a cumplir el sueño de su infancia. Y su compinche no es un grillo, ni un genio en una botella, ni el susodicho animalito peludito, sino un boy-scout (de origen asiático, que estamos en plan multi-racial), ansioso por ayudar y dar la lata, pero que procede de un hogar desestructurado.

Pero lo más peculiar es que, aunque tiene las gracias y chistes habituales en una película para niños, es una historia de una gran tristeza. La película empieza narrando la historia de Carl y Ellie, que se conocen de niños, y en seguida descubren que comparten una afición: los dos son grandes admiradores de un famoso explorador de las selvas venezolanas, y quieren ser exploradores cuando crezcan.

En una secuencia preciosa sin diálogo, sólo con música, vemos la historia de sus vidas. Como crecen, se casan, arreglan su casita, se llevan alegrías y disgustos (uno muy gordo que no voy a contar). Intentan ahorrar para cumplir su sueño de ir a la selva, pero la vida se interpone en sus planes, y así continúan, hasta la muerte de Ellie. Y nos quedamos con Carl, anciano y solo, que continúa en la misma casa, negándose a cambiar nada, hasta que decide llevar a cabo el viaje tanto tiempo planeado. Pero como no quiere separarse de su casa y sus recuerdos, decide llenarla de globos de helio y llevársela consigo, con el pequeño boy-scout como polizón. Todo esto en los primeros 15 minutos de película.

El viaje es breve pero intenso, y tampoco lo voy a contar, ni lo que encuentran al llegar a su destino, pero es algo memorable y tan lleno de aventuras como un Indiana Jones. Y me recordó un poquito a El castillo ambulante. Me parece estupendo que se esté notando la influencia de Miyazaki en la Disney.

El final vuelve a tener ese toque melancólico y triste, a pesar de ser un final Disney. Es casi un Disney resignado, si eso es posible.

No he visto la versión 3D, pero tampoco lo he echado de menos. Por lo que me han contado, el 3D apaga bastante los colores, y en esta película eso sería una lástima, con el colorido tan espectacular que tiene la selva. Y esa casa llena de globos. 

[Publicado primero en La Linterna Mágica]

4 pensamientos en “Up

  1. Pingback: Prometheus « Diario de Lectura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s